19 de diciembre de 2007

Suicidio

Nos dijeron que lo habían encontrado colgado en la celda donde terminaría sus días describiendo asesinatos, rechinando los dientes, tronándose los dedos que - aunque él lo negara- ansiaban amoratar cuerpos y contar uno a uno los cabellos de sus innumerables novias mientras ellas -desmayadas- estaban recostadas sobre sus rodillas.
Nos dijeron que podía quitarse y ponerse máscaras, que su único sueño era recibir un abrazo materno, una palabra que acariciara su piel escarificada por el odio. Nos dijeron que día a día besaba la sierra eléctrica que guardaba celósamente en una esquina de su recámara.
Nos dijeron que J.L.C. no podía permanecer en otro lugar pues las historias de amor caníbal reaparecerían y que cuando se publicaran las 300 páginas que relataban sus 38 años de vida, el libro se convertiría en un best-seller y la pluma con la que escribía sería entonces la más mentirosa de la historia.
Nos dijeron que miraba con frialdad las 3 paredes carcomidas del único espacio en que podía estar sin amenazas. Nos dijeron que el Grenouille de Süskind, de tan exquisito, se quedaba corto.
J.L.C. no apareció en el mundo editorial gracias a los periódicos. No, él era poeta. Logró lo que pocos escritores consiguen en la actualidad: volverse famoso. Pero su fama no fue producto de su talento sino de la pasión desbordada en su lengua ansiosa y su cerebro que se negaba a comer guisado de molusco.
Nos dijeron -o queremos imaginarnos- que mientras se hallaba frente al cinturón de cuero, su cabeza oscilaba como él: iba entre la adolescencia, el interrogatorio judicial y todas las veces en que su cama de sábanas blancas se hallaba destendida luego de haber estado al lado de A.
J.L.C. se negaba a vivir en ese espacio tan pequeñito, de no más de 4 por 4 metros, del Reclusorio Oriente. Se resistía a pasar sus días sólo: le era indiferente acompañarse de hombre o mujer, cómplice o víctima, vivo o muerto.
Dicen que eran las 7 de la mañana cuando el asesino que reubicó a la Colonia Guerrero dentro de las historias realmente sangrientas de esta ciudad se suicidó. Un cinturón, ninguna cámara, una visitante constante, tantos golpes y vejaciones como los que él cometió, su cuerpo lleno de drogas.
Nos dijeron que se suicidó. Pero no les creemos.

14 de diciembre de 2007

i don't have ideaaaa!

Sí, ya sé que hace mucho no escribo. De veras quiero hacerlo, más bien no me he detenido a pensar, ni a sentir.
Me está atrapando de nuevo la maldición de las Jotas. Y esta vez me llegó por partida doble... Pobre de mi corazón.
Ya sé, ya sé, les dejo esta fotito. Así, tal cual, sigue mi cabeza.

23 de noviembre de 2007

5 preguntas lógicas

1. ¿Quién eres y a qué te dedicas?
Soy una mariposa que gusta de succionar sangre masculina y masticar labios desesperados. Me dedico a escribirle a mis víctimas y asesinarlos cuando los retrato en lo que escribo. También hago fotografía, ahí la asesina desaparece y se convierte en la amante del Dios Helios.

2. ¿Cuál es tu idea del mar?
El mar palpita, te hace el amor y cuando esta molesto puede llegar a violarte, esto sólo le pasa cuando le llega el silbido de algún tren.

3. ¿En qué piensas cuando miras el cielo?
En las maravillosas tonalidades del azul. En que me gustaría dormir en una nube. En que quisiera saber si allá arriba huele el aire.

4. ¿Por qué esperas cuando tienes la historia en la punta de la imaginación?
Porque no quiero defraudarme con lo que escribo.

5. ¿En dónde está "LA FOTO"?
Ahí, justo donde una lágrima quiere salir y no sale, donde la luz se vuelve música y la sonrisa es el segundo paso de todo.

21 de noviembre de 2007

Pensándote en Acapulco

El mar sabía tu nombre. Lo repitió 7 veces. Lo arropó al atardecer. Sonaba a susurro de pasos, a cancioncilla tonta. Sabía a nube, al mar besándome los pies. Olía a labios nocturnos, a saliva con nuez. Te descubrió suerte, rabia, comprensión, claridad mental. Te descubrió sin miedo. Te descubrió sin desequilibrio, con paz.

11 de noviembre de 2007

El 7 cósmico

Eran las 5 de la tarde cuando ella despertó. Le costó trabajo abrir los párpados y dejar de seguir durmiendo, sus ojos estaban pegostiosos de legañas y sedientos. Junto a su cuerpo desnudo y frío –como ocurre en estos casos- había un hombre. Lo reconoció como los ojos del orgasmo diurno y las palabras que de-golpe-en-golpe-de-pecho lo hicieron descartar respuestas inútiles y pusilánimes.

Buscó la botella de Anís sobre la alfombra. Sintió el líquido en la punta de los dedos y se los llevó a la boca. Sí, la mitad del licor se había volteado en el suelo. Dos segundos más tarde, vació vulgarmente el poco contenido de la botella directo en su garganta. Permaneció acostada mirando la televisión en negros que en principio fingió transmitir pornografía pero después decidió que el servicio no figuraba entre los de la habitación.

Hizo memoria, ¿Antulio?, ¿Alsacio?, ¿Azerbaiyán? ¿Cómo coño se llamaba el tipo recostado junto a ella?, ¿quién diablos era ese que se quedó dormido de cansancio y la llevó hasta ahí en su Civic 2007? Antes de cualquier cosa comenzó a hacer memoria. ¿Cómo habían llegado los dos al cuarto piso de ese hotel? Reposaban juntos descartando al amor, al futuro, a la culpa, dormitaban entre penumbras y silencio y suerte y desprecio.

Lo miró cuestionándolo, como si el cuerpo dormido le fuera a responder y riera de los nombres que ella había inventado a partir del olvido. Se tocó el cuerpo como confirmando que luego de la faena nada se hubiera movido de su lugar. Se acarició el abdomen en donde él – caballerosamente- solicitó dejarse ir entero y sin fallas. Peinó su cabello, totalmente hecho hilachos, buscó su ropa desde su lugar. Escuchó los autos de afuera. Se levantó y se asomó a la ventana.

Aldebarán era su nombre. Es la estrella más brillante de la constelación de Tauro, le había dicho a la luz de la luna llena y el tronido de las hojas -esas que crujían suaves bajo sus zapatos indiferentes-. Es tan roja que aparenta el ojo izquierdo de un toro. Significa el que sigue.

En realidad podría haber tenido cualquier acepción, lo que importaba era que A. había aparecido como condensador de flashbacks reciclados, como depurador de desconsuelos.

La noche en que le repitió su nombre cerca de cuatro veces era oscura. Las bocinas trepidaban y los obligaban a acercar una voz al oído del otro. Entonces ella sintió unos rizos cosquilleando sobre sus ojos mientras él continuaba con la cátedra árabe y las pléyades y los hexágonos.

A. también significó resurrección. El encuentro había iniciado suavemente. Un beso y una invitación. La respuesta correcta. Ninguna mentira. Ningún reclamo. Al final terminaron en un hotel. Estaba tan oscuro que no parecía que ya amanecía.

Los besos eran pura saliva, pura lengua. Las manos la recorrieron a prisa. Él alcanzó la desnudez casi al cruzar la puerta. Ella sobre él. Se subió en su abdomen. Él tendido y encantado. En el cuerpo de ella encontró el desfogue de los cuartos oscuros y cerrados con candado en que se había convertido su vida, un completo suicidio sexual.

Ella le mordió el cuello con la misma intensidad con que le mordió la ingle, con que las manos de ambos se apretaban mientras el cuerpo de ella iba y venía con velocidades que antes había creído imposibles. Sin cansancio, con convicción y decisión. Y las miradas. Dos cuerpos recreando la verdadera destrucción de todo lo negatvio , concentrándose uno en el otro. Sonriendo con la mirada. Abriéndose de venganzas, ensoñaciones y miedos. Ella brincaba y las miradas permanecían.

Él sonrió. Tenía 25 años y la espera más larga que ella había conocido. Tenía 25 años y cantaba éxitos de boleros de los 70, hablaba de películas, de su pequeño universo destruido por sí mismo. De su larga carrera como traidor en tiempos de mentiras, como destructor de confianzas. Se resistía a llegar. Algo había en su cabeza (tal vez en su corazón) que no lo dejaba. Al final lo logró. Durmieron.

Ella fumaba recargada en la orilla de la ventana. Terminó su cigarro y se bañó. Hizo todo el ritual amoroso sobre sí misma. Estaba lista, tomó sus cosas y antes de salir se volvió para echar un vistazo sobre la mancha roja que seguía escurriendo sobre la pulcra alfombra. La mancha roja en la mitad de la cama.

La mirada de A. era dulce. De haber mirado con mayor cuidado se habría encontrado tatuada, a ella, la imagen de ella, en sus pupilas. Y es que ella había sido lo último que él había visto. Ella estaría en sus ojos hasta que en polvo se convirtieran.

Salió del cuarto de hotel recapitulándo el tema de la futura boda, la de él, divagando sobre la espera, la sorpresa, las coincidencias y el eterno saber que cuando estás ahí ya no te puedes mover, que la orden de estar ahí ya estaba dada. También pensó en lo que comería en la tarde.

Tres días después lo recordó mientras caminaba mirando todo y se topó con un puesto de periódicos, de esos que estiman sus ingresos en la cantidad de sangre de sus portadas y ponen a prueba el estómago de la ciudadanía con fotos vomitivas y humillantes. Camilo González había sido reconocido por su familia en el anfiteatro del hospital Juárez , luego de que la camarista lo encontrara desangrado en el cuarto 406 del hotel.

Aldebarán nunca había existido.

7 de noviembre de 2007

Ya empecé con las historias de amor que no quería escribir...

Esta es la carta que nunca te daré y que nunca sabrás que escribí pensándola toda para ti. Y es que resulta que de un tiempo a la fecha todas las circunstancias me dirigen hacia ti. Nada hago y todas las palabras te encuentran. Se descubren por sí solas y se niegan a estar fuera de ti. Se ponen a derramar conflagraciones mentales. Y no se extinguen.
Resulta que en tus ojos he descubierto que no necesito decirte nada, porque nuestros ojos lo saben todo. El atento servicio, las sonrisas de todos los días, tus manos sobre mi espalda, mis ojos sobre tu espalda, el estremecimiento, la lejanía, cada segundo que aprovecho para sentir tu calor, cada alucinación de tu saliva, tu lengua, tus labios, mi anular.
Y aquello que fue real hoy es solo una alucinación.
Esta noche escucho y te pienso y me gusta. Y recuerdo siempre tu presencia y te miro en el reflejo y me divierto. Te siento y te extraño y tú haces como si no estuvieras enterado.


Aquí te va:


Te quiero las miradas perdidas.
Te quiero los pensamientos seducidos.
Te quiero los sueños de amaneceres sonrientes.
Te quiero los insomnios.
Te quiero en el fondo de mis pupilas, como siempre estás en mi cuando me miras.
Te quiero - maldita sea - en el segundo exacto en que me acaricias y te vas.
Te quiero de brillos, de respuestas sencillas.
Te quiero de cínicas verdades.
Te quiero las mañanas, la música a reventar, el cansancio.
Te quiero los silencios,
Te quiero las mañanas de tú y yo solos, diciéndonos todo sin una palabra.
Te quiero los celos suaves y sinceros.
Te quiero porque tu también nos sabes perfectos.
Te quiero porque te duelo.


Y le tienes tanto miedo a saberte a punto de estallar. Y te sabes herido cuando me tocas y también cuando no me diriges nada, cuando desde tu trinchera te defiendes sabiéndote perdido.
No te preocupes más, ambos estamos ya perdidos.

La Bella y La Bestia

Estas son de cuando fui a ver La Bella y La Bestia y descubrí - Oh, Dios - que sí he sido medio bestia en esto de las relaciones interpersonales.
Ja! Creo que tiendo a sacar lo peor de los hombres, y justo así es cuando me doy cuenta de que no son lo que esperaba. La cosa es que ya estoy cambiando. Ya lo dijo Molotov: más vale cholo...


Acá va otra

Analytics


27 de octubre de 2007

Una noche

Pingüino le pidió un beso. Mariposa no lo negó. Todo era negro, ruidoso, taladrante, pero caliente, dulce, secreto.
Pingüino buscaba a Mariposa. Y viceversa.
La noche no terminó, era una linea recta. Pingüino camina, Mariposa vuela coqueta y hace figuras.
Pingüino anda desmemoriado, Pingüino regala abrazos, besos, encuentros, desvaríos.
Mariposa choca con todo, anda entre mareos, intoxicada y duerme en medio de toda esa gente y baila.
Y le hace el amor a Pingüino.
Y Pingüino lo sabe pero hace que no.
Mariposa no sabe lo que espera, pero ha dejado de vivir. Sólo espera.
Pingüino quiere un abrazo, Mariposa espera.
Pingüino se va. Canta, camina, aletea, corre los pasos y se va.
Pingüino te dice te amo en el beso de las 11:03 y se va.

Gracias... totales

Ayer vierners 26, Anuar leyó sus poemas en Chilango Andaluz. Yo, pendeja, no envié nada. Ando volando bajo y mi trabajo poético se había detenido. Agradezco siempre a la vida verlo. A Anuar. Se me ocurrió esto.

La quinta noche acarició tu cabello remendado y descubrió el origen de los sueños,
apretó los ojos con fuerza, te arrancó un trozo, lo olió y se lo metió a la boca con ansia desmesurada.
Así, con los párpados negados pudo ver
pudo verte,
te habías pintado de azul,
tu voz era la de un gigante de manos suaves,
de dientes que mordían su barbilla y pellizcaban suaves pezones bermellón,
era tu discurso de eterna despedida, de dolor sediento.
Era toda la cara desfigurada y pujosa,
lucesitas entre las que te sonreías,
en ellas te guarecías,
eras pura luz.
Eras los ojos abiertos,
eras este reflejo en el que me reflejo,
una, dos, tres veces me reflejo
y convivíamos de malditos sueños,
de benditas caricias siempre guardadas y juegos suicidas,
de visiones de sarcasmo y risas de chapopote,
de consuelos homicidas (cada letra es un paso menos al segundero del Dios de 3 manecillas)
de mordidas de chocolate,
del salvaje arrancarse las costras de juramentos
y no voy a abrir los ojos ni destapar los excusados.

Noche con The Cure

Resultó que pude ir a The Cure. Fue un buen lunes común y corriente. En realidad yo esperaba hacerme de un chorrito de luz verde. Pero la cosa no estuvo tan bien. Me fallaron, pues.
De buenas a primeras dijeron: "quiero ir", dije "quiero ir" yo también pero préstame. Me facilitaron $700 pesos, agarramos una súper rebaja de boletos los de $700 los conseguimos en $500. Las chelas chidas. The End of the world, poca madre; Close to me, una chingonería que siempre me recuerda a Joaquín; Boys don't Cry, de pelos. La que me faltó fue Maybe, Someday.

Esto me sobró:

Una abertura palpitante se me entrega,
húmeda, casi negra,
dudosa,
hipócrita.
3 cervezas delatoras,
una hervidera de saliva solícita,
acércate a mi y bésame:
cerremos el círculo.

Un mal día

Un buen día, poeta decidió tirar la pluma,
en su colchón húmedo nadaba en lágrimas,
la tinta asfixiaba la ansiosa urgencia de un te quiero nocturno.

Un buen día a poeta se le aparecieron dos palabras fantasma,
dos que como espectros no la dejaban,
dos inquietantes y aburridas.

Poeta aspiró sus inútiles fantasías,
se aguantó la respiración,
se amorató.

También las heridas se las aguantó,
cortes, golpes, exigencias rumiantes,
estúpidas necesidades prefabricadas,
verdades cínicas de nuevo la revoloteaban
como murciélagos la revoloteaban.

Poeta se tiñó de morado,
su mirada sangraba de neblina,
de húmedas somnolencias,
su boca vomitaba de lastimadura,
de negras reprimendas.

Poeta se tiñó de rosa,
se pintó de blanco,
se quedó de azul,
voló en el negro
y encapsulada en luz se quedó.

23 de octubre de 2007

Suicidana

Anuarcito está evaluando a la banda para descubrir quienes tienen el honor de pertenecer a su comunidad.
Aquí mis respuestas.
1. Fisicamente, la mayor parte del tiempo me duele la cadera. En lo que se refiere a mi persona creo que eso de la comodidad es un estado que nos vuelve huevones.
2. Mi pasatiempo favorito es llorar
3. Quiero ser un ciudadano de Suicidia porque tendría un gobernador del que nunca me avergonzaría.
4. Fumo todo lo que me ponen enfrente.
5. Creo que si sacrificara a una cabra me comería el corazón.
6. Decido el tono de negro según el nivel de mi tristeza.
7. El romance que no tengo lo tengo con un hombre.
8. Nunca me han dicho: "eres el amor de mi vida".
9. Si me dijeras que eres el anticristo supongo que seguiría mi camino.
10. Alguien es persona; no, no he matado a nadie.
11. Las ventas de garage me valen madre.
12. ¿Qué tan profunda sería la busqueda del YO profundo?
13. Sí, la carita sonriente del empaque de las Sabritas era chida. Yo era pequeña y creía en la felicidad.
14. No he visto lo que le sucede a los gatos dentro del horno de microondas, he visto qué les sucede cuando se estresan.
15. Ayer Dios y yo tuvimos una pelea. En realidad nunca nos prestamos libros, más bien nos dedicamos a hablar.
16. Me encantan todas las fotografías que te he tomado.
17. Cada que un hombre me rechaza. Creo que soy adicta a ese dolor. Me arrastra a la escribidera.
18. El orden alfabético es una cosa importante. Pero es aún más importante desordenarlo.
19. No soy pirómana. Soy ninfómana.
20. Blanca. La nada es blanca.
21. Yo agregaría esta pregunta: ¿Cuál es la mejor mentira que nunca has dicho? Y mi respuesta: No te amo.

18 de octubre de 2007

Mosqueta 198

El descuartizador de la Guerrero era mi vecino. No vivía en el piso de abajo ni en la casa vecina, en realidad éramos compañeros de los dolores de la Warrior Colony —sí, igual que Paquita, con todo y sus rollos fiscales—. Cada uno desempeñaba su labor muy a su modo: él conquistando mujeres maduras, enviándoles poemillas y dicen que hasta practicando ritos satánicos, yo más bien yendo al día.

El día que lo capturaron, mi madre —espantada— dijo: ¿supiste del hombre…? Yo no me di por enterada hasta que no escuché un altavoz: “Atrapan al descuartizador de la Guerrero. Aquí aparece la fotografía”, era uno de esos señores que corren a la zona referida en los titulares de los periódicos para hacer su agosto con el morbo —muy humano él— de todos los vecinos. Yo corrí a comprar el rotativo en cuestión —por cierto la foto no era tal. Me habían timado—.

Leí la susodicha nota y lo supe todo: José Luis Calva Zepeda, el descuartizador, vivía muy cerca de mi domicilio. ¡Zas! Recapitulé.

Antes de que los vecinos reportaran el olor del cuerpo de Alejandra Galeana, de que Calva Zepeda intentara escapar tirándose de un 4º piso—cuya caída fue amortiguada por alguna de las marquesinas de los comercios aledaños (un restaurante de tortas, una tienda de regalos y una pizzería), de que fuera medio arrollado por un auto —en esa avenida por la que camino todos los días—y terminara en el Hospital de Xoco —donde lo trasladaron luego de estar en la Cruz Roja de Polanco— vivió a unas 4 cuadras de donde yo, en el 198 de Mosqueta, en un edificio de puerta café y páneles blancos.

Pues bien, resultó que como José Luis Calva Zepeda y yo éramos habitantes del mismo barrio —no tan bravo como el de Tepito, pero la colindancia no nos ayuda— frecuentábamos el mismo mercado, caminábamos por las mismas calles, subíamos al mismo metro, saludábamos a las mismas personas y hasta compartíamos la misma afición —escribir, pues, eso de comer carne humana nunca ha sido lo mío—.

Lo que sí es que no teníamos las mismas costumbres. Muchos de los que vivimos en la Guerrero somos personas de bien. Aunque sí nos andamos con cuidado. Y ahora, ¡mira que descubrir a un destazador y encima caníbal viviendo al lado de uno! ¡Qué suceso para la colonia!, —ya de por sí famosa por su alto índice de criminalidad y sus PYMNE’s (Pequeñas y Medianas Narco Empresas)—. Los vecinos estamos que no la creemos.

Del martes a la fecha, el Jack de la Guerrero aparece en todos los periódicos de nota roja (los titulares traen a mi cabeza a los Cafetos: "golpeola, tirola, pateola, pegola, violola, matola") y agradezco a Dios que mi persona no concordara con el perfil de sus víctimas.

Calva Zepeda sigue en el hospital. Las familias de las mujeres asesinadas quieren justicia y todo parece indicar que la tendrán. Yo no sé si este hombre tiene idea pero en la zona no es muy bien visto y si regresa no será bien recibido. Ya se acabó esa imagen de persona culta que tenía con sus vecinos cercanos.

Así pues, yo, vivita y coleando, corrí con los chilangos a contarles la noticia y hacer todo un bosquejo de los hechos. ¿De veras la Guerrero es tan peligrosa? Habían preguntado alguna vez. Espero que no vuelvan a hacerlo.

9 de octubre de 2007

Ejercicios paralelos

Lo primero fueron tus ojos. Desanudados y llenos. Melancolía que de nada a todo se hilvanaba. Eran dulces, amables, nublados. No buscaban venganza ni andaban con descaro. No se entreabrían caritativamente. Eran amplios.
Lo segundo fue el pétalo sobre mi piel en que se me deslizaba tu voz, tu voz. Estabas en silencio y me rozabas, abrías los labios y me desprendias el coraje, hablabas y nadaba entre burbujas de jabón etéreas y de a poco brillantes.
Lo tercero fue tu cabello. Enciclopedia de tu memoria, renacimiento de tus motivos, camino de tu tristeza de a ratos. Cabello y pasos que andaban entre hierbas y litros de cebada. Andabas por la senda sin pensar que en el momento justo nos juntaríamos de almas.
Lo cuarto fue tu cuerpo. Desdoblado de mentiras, creciendo entre caricias, abriéndose entre pisadas bien marcadas, entre otros cuerpos mecanografiados, unas veces virtuales, otras veces esculpidos por las huellas profundas que eran tus manos.
Lo quinto fueron tus labios. La cercanía de a veces y lo lejano de siempre. Encerrados en un cubo de cristal tus labios y los míos se escapaban y se perdían en soledad. Y despertaban y se abrían. Se entregaban.
Lo sexto y quizá también lo primero fue tu sonrisa. Sabía a naranjas. No, más bien sabía a chocolate cortado en trocitos y saboreado despacito. Así, sin prisa (tan despacio como nunca antes había disfrutado el chocolate). Deslizándose suavecito, acariciante.
Lo séptimo fue tu brillo caliente. Me llegaba siempre por la espalda, siempre por la espalda. Lo sentía clarito en la nuca, me despeinaba. Me llegaba como ventisca afanosa. Como hurácan en calma.
Lo octavo todavía no ha sido. Lo que sigue, eso que sigue, es tu beso. Ese único. Ese que paralizará el siglo entero. Ese que reconstruirá. Ese que navegará, que entre olas atrapará manos, cabello, cadera, tiempo flotante.
Lo noveno será el naufragio. El mito del andrógino. La calma.

6 de octubre de 2007

Mi primera actuación "porno"

En la escuela me enseñaron a utilizar títulos "atractivos", "que vendan" -dicen por ahí-, así que opté por seguir en esto de los relatos postvirginales con una cabecilla rojilloapasionariacachondona.
A decir verdad, no fue una película porno, más bien fue la primera vez que permití que me grabaran en video con muy poca ropa, contoneándome encima de un hombre -quien, habrán de imaginarse, era un bombón (si es que caes por aquí, muchos saludos) y que por lo demás resultaba de un guión que quería -quería, se quedó en el intento- llegarle a El último tango en Paris.
La oportunidad de actuar resultó de un trabajo escolar -benditos trabajos escolares-. Y bueno, quienes me conocen saben que desde que salí de adentrito de mi madrecita me he sentido bien chicles y pus bien habladora, y en eso nadien NADIEN me gana. Así que ahí me tienes: "si necesitas una actriz para tu peli ERÓTICA, yo no tengo ningún problema, siempre y cuando me permitas elegir a mi compañero".
Total que ahí me tienes Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, generación 2000-2004. Comenzó la búsqueda. Estaba el flaquito bien rico. El greñudito cachondo. El teacher de foto. Y como otros 10 en la lista. Obvio la elección no se basó en sus dotes histriónicas -ojo, tampoco en su dotación- más bien tuvo que ver la oportunidad y la posibilidad. Total que la suerte se la llevó el muchacho fotógrafo. Y que nos movemos a la hermana república de Naucalpan, a la casa donde -en aquel entonces había una suerte de selva encarcelada. Sí, animales en cautiverio- se realizaría la grabación.
Pues sí. Ahí estaban: camarógrafa, directora de escena y actores. Al principio hubo mucho ja-ja-ja y ju-ju-ju. Mucha de la fiesta, la alegría y el revoloteo que como imaginarán no era otra cosa que la proyección del nerviosismo. Total que ahí estaba yo escuchando con atención las indicaciones de la Srita. M. que si la actitud, que si los gesto, que si la ropa, que si los movimientos, puras indicaciones que al final terminaron olvidándoseme o que a ellas también les valieron queso.
Aquí los 3 muy inolvidables momentos:
  1. En una de las escenas, el cachondeo iniciaría en el baño. Yo, de espaldas al lavabo, sería cargada por él en pleno besuqueo. Para esto debo aclarar: no llego al 1.60 m, él, obvio, era más alto que yo -cualquiera es más alto que yo-, y para poder sentarme al lavabo yo tenía que ayudarme de una cubetita. 3,2,1 ¡Acción! Beso, beso, beso, siento que me carga, ¡ah!, sí, claro... cubeta... ¿dónde quedó la cubeta? ¡Corte! Debimos repetir la escena. :-(
  2. ¡Ah! La cosa se estaba poniendo buena. Del baño pasamos de repente a la cama. Qué cosa más bonita, verdad, de traer yo chamarra, blusa de cuello de tortuga y hasta bufanda pasé a quedarme sin nada, o al menos esa imagen dábamos a la cámara, que nomás me estaba grabando la espalda. ¿Y yo?, en la brincadera feliz. ¿Y él?, pus más feliz aún porque de pronto la ropa perdía la colocación exacta y por 1 milimetro de distancia se veía más de lo programado. Demasiado movimiento, demasiados golpes de la cabecera contra la pared.
  3. La verdad es que la historia era como chaquetona. No recuerdo muy bien la trama, pero era una especie de "preparatorianos calientes de la A a la B". Así, fresa, rosa y cero cachonda. La verdad no sé si fue pedo de la historia o de la producción o de la edición pero creo que no estuvo bien logrado el video. El tercer momento fue la vergüenza que traía porque muchos compañeritos habían visto la grabación y no faltaron los murmullos que llegaban a mi paso -que no fueron tantos-.
Llevábamos ya como 6 horas grabando ¡piuf, qué calor! La grabación acabó y creo que nunca llegué a ver el video completo. Es tiempo de pedir el original y ver que podemos hacer con esas escenas. Igual si soy una potencial actriz porno.

2 de octubre de 2007

¡Salud! Gracias

Y resultó ser un acierto eso de la decepción masculina. Sí, a veces resulta que un hecho desencadena toda una serie de razonamientos que ya habían tardado en cocinarse y al final, zas, la libertad. Libertad de obsesiones, libertad de posesiones, libertad de necedades, libertad de frustración, libertad de rencores, libertad de ese mundo, libertad de mi autocompasión.
Ya habían sido muchas las veces en que me mostraba condescendiente, extremadamente amable y gentil con entes del género "fuerte". Y pues ya, resultó que el ex-pelos-chinos (sí, adiós amabilidad y lenguaje-cursi-que-no-viene-al-caso) me hizo una mala jugada y pus yo dije: yastuvo.
Así es, después de años y años y años y años y años y años de repetirme una y otra vez: "a la chingada", por fin me llegó la iluminación y luego de tanto pedirlo -como bien me lo dijo Emilio- resultó que me encontré libre de pensamiento, palabra, obra y omisión, o sea libre de un ente alucinatorio (fuente de inspiración, hubiera dicho la sandrink del pasado) que me hiciera flotar entre nubes y blah.
¿Y ora? Pues nada, de repente entra la inquietud (me está pasando lo de las adictas al sexo que engordan y engordan porque lo han cambiado por chocolates. Pero a mi me pasa con la chamba y la compu) y resulta que como ya no hay un OSCURO-OBJETO-DE-DESEO y me encierro en boberías y ya no escribo, ¿pos a quién? Y ya no lloro (Bendito sea Dios). Y ya no voy a fiestas pensando en quién (ja) (ah, que tiempos los de la fac). Y de verdad me siento libre. (Y pobres de aquellos del pasado. No lo siento, jua, zopencos, al final se perdieron de esta que esto escribe). Y feliz.
Y es que para alguien que se enamoraba y se desenamoraba intermitentemente, que disfrutaba con gozo profundo el cacahuateo, que se había metido en un círculo promiscuoso (que en ocasiones era harto virtuoso), pos la mera verdá salir de eso taba cabrón.
Y ya, me siento como mar en calma (por más choteado que eso suene), como pedazo de piel sobre la que transitan pelillos de brocha de maquillaje (ah! Qué bizarro).
¡A disfrutar el pensamiento limpio de impurezas, pues!

23 de septiembre de 2007

Moteles 1

¿Qué te inspiraba?
Flotaba sobre el jacuzzi. 30 centímetros de altura. Calor acariciando su cuerpo, agua meciéndolo suave, de pronto el mundo podía dejar de ser y todo se derretiría.
Ojos cerrados, tiras de cabello, desnudez ansiosa, tímida, vergonzante pero burbujeante, encendida, como en ebullición.
Un chorro de agua en la cabecera de la bañera cosquilleaba sus dedos, chocaba con sus uñas, resbalaba por los dedos rápidamente, fluía por toda la mano.
¿Qué te inspiraba?
La luz solar entraba por la ventana - con marco de aluminio café -, iluminaba el inhodoro, iluminaba la puerta, iluminaba el agua.
La cabeza metida hasta el fondo, chocando con el piso, obligada a quedarse pegada al suelo.
Agua tapando los oídos, agua entrando por las fosas nasales, agua tapando los pies y dejado al descubierto los dedos de los pies, agua atrapada entre los puños, agua cortando la respiración. Agua ahogángose.
¿Qué te inspiraba?
La mano en el tobillo, arañándo la pierna izquierda, deslizándose en espiral sobre la rodilla, anudando hilos invisibles sobre el muslo. Rasguñándose el cuello.
Agua y piel.
60 centímetros y su cabeza ya no puede mantenerse pegada al suelo.
Agua burbujeante.
Tos.

17 de septiembre de 2007

Hoyitos por todos laditos

- "Este es un antiséptico que también utilizo como lubricante (ay, Dios, ya viene). ¿Ya te has perforado antes? (asentimiento) Entonces ya te la sabes, puedes comer lo que quieras mientras tengas higiene en tu boca".
Miau!!! Sí que me dolió, mucho más que la primera vez que sentí el metal atravesando mi lengua, o aquella vez en que por segunda vez, luego de una disputa paterna (¡Quiero que te quites esa chingadera!), debí retirar el piercing de mi lengua y conté con la alcahuetería de una muy buena amiga. Total que ni la primera ni segunda ni la tercera perforación en la lengua (parecerá un escurridor de cocina, decían) me dolió tanto como esta de mi labiecito.
Pero acá anda y cada día nos sentimos mejor.

11 de septiembre de 2007

La Perfección

Quise encontrar la perfección en las hojas gastadas de un libro,
en una lengua caliente,
pálida de asombro,
palpitante,
feroz,
descrita entre papilas,
cantate de musculos
y aquí vamos los dos.

Quise encontrar la perfección en el silencio,
en fatídicas historias de amor,
en un sorbo solitario de tequila,
en un hechizo sin gritos,
sin ansias,
sin desesperación.

Quise encontrar la perfección en una taza de café,
entre luces de carpa, animales, algodones y una canción,
en labios ausentes,
en un tiempo de dos que se trozó.

Pude encontrar la perfección en una sonrisa,
en la solitaria caricia de un llanto vespertino,
en un centímetro cuadrado de mi memoria,
en donde fuera un juego de dos.

Y cuando estaba condenada a vivir en la perfección
justo apareció la imperfección:
Ignorante de mi sol.
Miserable de caricias.
Patético peón de mentiras.
Elegante de decisión.
Rápido.
Fácil.
Encantador.
Casi dueño de mi.
Trepidante.
Oh, sí, oh.

Quise así porque me lo dijeron:
"Existe un mundo perfecto", dijeron.
Con manos entrelazadas haciéndose el amor,
con silencios masticando suertes definitivas,
con un camino rodeado de cielos aterciopelados
y de azul pintados,
con algún que otro arcoiris
y un sol no-enceguecedor
sino sonriente y hospedero,
tibio, cantor.

Quise con el mundo perfecto,
con la vida rosa,
con el sentido de verdad.
Quise pero mejor no.

9 de septiembre de 2007

Hacerte el amor

Hacerte el amor con el volante detrás,
oler tras tu oreja, besar tu cadera,
morder el dedo más pequeño de tus pies.

Hacerte el amor furiosa,
sentir tu sudor en mi vientre,
aferrarme a cada milímetro de tu piel.

Hacerte el amor drogada,
subirte, besarte, gritar alucinada.
Correr mil kilómetros,
morirme de sed
y encontrarte esperando,
ansiando tenerme otra vez.

Hacerte el amor de cabeza,
convertirme en un juego demente,
mirar tus lunares,
esos pelos tuyos inquietantes
y aquellos lugares vedados a ojos holgazanes.

Hacerte el amor despacio,
vendados los ojos, usando las manos,
la lengua, la boca, los labios,
talones y uñas,
caricias y callos.

Hacerte el amor en pleno aguacero,
ahogarse de tiempo, de insomnios y besos,
ahogarse en susurros,
en instantes y fuego,
ahogarse en naufragios de almas ahogadas
ahogarse y nadar para escapar de la nada.

Amores, dioses y calma

Cosmos desierto, Venus abierta
es la delicia del néctar que sale de dentro
de tu búsqueda en mí
de la sed que sacio yo en ti.
El cielo al descubierto
miradas en medio de un concierto
es la melodía la cópula
que concreta la verdad de nuestros cuerpos
de tu ternura atrapada entre mis pechos
de tus dedos anudando mi corazón resuelto
y nuestros muslos en la mitad del convenio
Cosmos estrellado, Venus dilatada
es la danza de unos labios desérticos
de tu presencia que al Edén de mi cuerpo quiere entrar
que adora rodear tu piel con calma
para adentrarse aún más
untar con miel tus venas
desencajar cada hueso tuyo
ser el inicio de la Vida
ser la que te penetre
y que seas tú quien se colme de mi muerte.
Es el lecho que perfumado se deleita
y entrama un solo pensamiento:
estar los dos siempre así
ahogados, perdidos, derramados,
saciados del uno al otro sin fin.

5 de septiembre de 2007

Tu allá, yo acá

En el término de esta historia,
en el trance de un reflector,
en las luces rojas traseras,
en la avenida mojada,
los circulos blancos,
en esta vomitiva y ridícula intersección.

En las venas trozadas y destrozadas,
en el ahogo de lágrimas que ya no saben de dónde son,
en el mareo del degüello de tanta semántica,
en ese momento justo que fue, no será y nada vale ya.

(En ese estremecimiento tuyo que no sabe dónde va,
en ti que ignoras lo que te duele,
en ese cinismo de tus ojos haciéndome el amor
-tu crees que no lo sé pero conozco perfecto el tamaño de tus pupilas cuando haces el amor-).

En mis intestinos destrozándose,
en la sonrisa falsa, en la cuenta hasta 10 forzada,
en la caricia pervertida,
en tu sueño voluble y tanta pinche contradicción.

¿Y en qué termina todo esto?
Tu presente vaciado en una noche igual de vacía a la de hoy,
el desperdicio de tus desvelos y mi pasión,
el gozo del cielo santo y el atajo urgente,
las pieles que de lejos se acercaron
y hoy empezaron a destrozarse,
los perros que odian los paseos de las tardes soleadas,
los atardeceres calientes que aman el olor de la intimidad.

Quédate con tus uñas
que yo me quedaré con mi mordida nocturna
y mi pedazo de verdad.


4 de septiembre de 2007

sin título

Fuiste esperanza y algodón,
un tejido de palabras,
una historia sin tiempo deshilvanada.

Fuiste una luz que todo iluminó,
que me llenó de espasmos la historia épica,
de idas y venidas sin decoración.
Te volviste ritmo callado,
visitante profundo,
milagro de segundos en carmín marcados.

Y sólo ayeres y mañanas,
imágenes latentes,
cepillos de dientes y tazas de baño.

Entonces la implosión vino de una sola palpitación,
de aquella primera mirada de deseo,
de esta terca imaginación.

Ahora el canto de sirenas.
Largos orgasmos.
Muerte de juerga.
Notas circenses y fosforescentes.

31 de agosto de 2007

Fotos blog

La mala
La buena

29 de agosto de 2007

Una noche en el circo


Hace casi una semana tuve chance de ir a la carpa Astros a disfrutar una buena velada nocturna. Iba a estar yo rodeada de payasos, tigres, malabaristas y un chorro de chamacos. Pero lo más importante no era eso. Lo trascendente de ese día era que -después de muchas semanas- por fin volvería a tener un encuentro con el lindo chico de ensueño y rizos oscuros.
Pos total que ese día me arreglé toda cuqui, (mi princesa me enseñó que no es bueno ir todos los días guapa a la oficina: "si no ¿cómo y cuándo los vas a sorprender?", dijo ella, con la boca atascada de razón).
Total que la ocasión ameritaba un coqueto delineo de pestañitas (ni tan chiquititas, de hecho bastante larguitas), una linda faldita, una sexy blusa y un delicioso olor nacido en el laboratorio perfumerístico de la Britney.
Allá iba yo, encaminada en el metro, bastante nerviosa, para encontrarme con el hombre que me ha hecho dejar la promiscuidad y unirme a las filas del celibato -sé que no es bueno, empiezo a resentirlo... y mucho-.
Pus que llego. Lo primero que hice al reconocerlo fue correr a darle un abrazo (¡coño que ni lo pensé, de repente estaba yo ahí, encima de él y el pobre así de "¿qué pedo con esta freak?, o sea no somos tan cuates"...!) Quienes me conocen saben que soy bastante efusiva, impulsiva y cariñosa. Así que no les extrañará esto.
Total que me encontré con que el muchacho había decidido cortar su cabello. Así, de huevos después de muchos años (no recuerdo cuántos me dijo, soy muy mala para los números) y encima sin cuestionarme ni nada (obvio que no me preguntaría, sólo bromeo) (Con lo que me gustan los greñudos, ¡coño!). Y bueno, la conversación inicial se enfocó en eso, ¿superficialidad a la máxima potencia u observación común ante el nulo miedo al cambio? Sepa. Hablemos del circo.
¡Puta! Desde que fui a uno de tantos de esos que se ponen en la carpa que está por ¡Buenavista, Buenavista, Buenavista! decidí que el circo sería mi espectáculo favorito. La neta no me late la onda de los animales en cautiverio, de hecho el par de espectáculos en que participaron 8 tigres y como 6 elefantes me pareció súper disgusting (dirían enchilandos). Dado que "apañé" en la primera fila (querían mandarnos hasta la esquina, allá donde nada se ve, casi casi como si hubiéramos estado en los harto conocidos gallineros) pude escuchar los latigazos, que de verás les duelen y mi compañero -el de los rizos recién cortados pero aún adorables- dijo que pudo ver su cara de "Huevos para todos, estoy hasta la madre de estar aquí encerrado" (palabras más, palabras menos, las groserías son de mi cosecha).
Luego vinieron los payasos y chillé de risa, los muchachos que brincaban, un chiquito adorable (sí, reitero, los chamaquitos son adorables 15 minutos y cuando son de los demás), un payaso en monociclo, suertes sobre los caballos y las chicas del aro aéreo.
En realidad me divertí mucho. La compañía fue muy buena, mejor que buena, pero ahí hay algo que aún no aplica: él demasiado en su rollo, yo demasiado dependiendo de su rollo. Tos no me aviento y nomás me quedo como Zhenli YeGon se quedó frente al gobierno mexicano mientras éste repartía su varo: milando, milando. Y cero acción.
Esta madurez que me ataca no está resultando positiva. La diversión universitaria era mejor. Aunque por ahí dicen que uno a wi-wi debe cambiar. Estoy de acuerdo, siempre y cuando los cambios no afecten a la vida sexo-sentimental de una.
En fin, al final de la jornada regresé a mi casa con aliento de algodón de azúcar, buena vibra circense en el espíritu, uno que otro roce con el objeto de mi afecto (sí, qué de hueva, pero con eso me debí conformar) y la conciencia de que una se puede comportar civilizadamente de vez en cuando pa no asustar a los prospectos que por ahí se aparecen.
Hasta aquí mi relato. Esperen el siguiente capítulo, parece que lo volveréa topar más pronto de lo que imaginamos. Todo sea por la amistad. :(
Salud y buena noche.
P.D. ¡Ah, cómo se mueve este edificio! ¡Carajo, casi me hago pipí del pinche pánico! Con el miedo que le tengo a los temblores... ¡óra sí... a momir!
Ah! Olvidé decir que en el espectáculo -casualmente- apareció una cursi-poppera rola con la que relacionaba expresamente al muchachochicho este. Patéenme si quieren, pero ya saben que la cosa melcochezca es lo mío. (Camila, pues, "Todo cambio". He dicho.

25 de agosto de 2007

¡Joder, la superstición!

Hoy estaba en pleno qué hacer doméstico cuando de repente ¡scratch, paz, cabúz, krikirtttt! ...que se me rompe un espejo, ese donde todas las mañanas se reflejaba una sonriente sandía, sobre todo cuando tiene sueños como el que tuvo hoy.
No se cayó de a solito, yo le dí un rozón, maldita fue la hora
...589 pedacitos de cristales en el suelo, no levanté ni uno. Verme reflejada 589 veces en los 589 espejitos que quedaron en el suelo hubiera resultado una experiencia más que traumática. Dejé el soporte del espejo sobre los pedazos y me apresuré a levantar todo con la escoba. Ni una sandía reflejada. Ni un reflejo ni nada.
Ahora a luchar contra la superstición... 7 años de mala suerte!
¿En el amor? ¡Ja! ¿Otros 7 más?
¡En la chamba! ¡No, por favor!
¿En el dinero..? ¡maldita sea mi pobreza actual! ¿¡Hasta dónde vamos a llegar!?
NO LO PERMITIRÉ, !AL DIABLO LA SUPERSTICIÓN!
Topo Giggio parlante me acompaña esta noche con un "¡No me quiero bañar, no, no, no, no, no!"... y eso me basta por el momento.
Chale, ánimas que no me caiga la maldición del espejo roto...

22 de agosto de 2007

Mi primera película porno

Hace aproximadamente un año y medio me descubrí afecta a las películas porno. Las había visto un par de veces. Las tenía al alcance de mi mano. Cada vez que andaba por el Eje Central las veía ahí tentadoras pero bastante conscientes de su papel, o sea, medio avergonzadas ellas. Los títulos me parecían muy vulgares, jajaja, bueno, sin comentarios, y por eso mismo me abstenía a cualquier acercamiento mayor...
Lo han de saber, nunca falta el hotel. Y pues ¡zas! En los famosos cinco letras siempre hay canales porno, muchos canales porno. Recuerdo claramente mi primera vez, por alguna razón terminé en uno con una amiga - soy hetero, nunca he tenido experiencias homosexuales ni pretendo tenerlas, y si las llegara a tener sería con Madonna o con Penélope Cruz... ambas muy guapas y bien conservadas - y pues ahí estábamos las dos enleladas frente al televisor, en lugar de estar viendo una peli "decente" o las telenovelas. Así pues, decidimos que éramos malas y veríamos porno.
Fue una cosa harto divertida, las historias eran geniales, tanto que aún recuerdo una: se trataba de un monito, productor de videos porno, que había puesto un anuncio en el periódico para llamar chicas que quisieran hacer cine, así, sin más. Total que las niñas llegaban y él les decía la neta: actuarían en películas porno, no faltó la que se salió indignada pero la mayoría permanecía y el productor "las convencía" de tener sexo con él. Había alguna que otra que decía que era virgen, ja. Eran adolescentes y estaban guapas, yo no sé si soy la única que ha soñado con participar en una peli de esas, no tanto por el tema, sino por la forma en que los hombres de esas cintas externan su deseo para con las mujeres. (No me quejo de lo que me ha tocado, pero nunca me he visto en una pantalla como para creérmela tanto) (Chale, soné a Homero Simpson: sólo creo lo que me dice la tele).
Esa noche descubrimos un lindo lunar en "el pipi" (ja!) de un modelo, y de otro, y de otro, apareció en diferentes historias - no es que hayamos sido mironas pero el lunar estaba ahí y era casi imposible no verlo - así que descubrimos que los modelos eran cambiados cuando llegaba la escena closeupera. Más risa aún.
Ese fue mi primer acercamiento y estuvo chido. Ya después vino otro bastante más proactivo, del que no hablaré porque soy una dama y mi caballero se merece todo mi respeto.
La afición por las peli-cachondas es bien variada, en una ocasión un chico hizo muecas cuando le dije de mi gusto. A mi también me gustaban - dijo - pero hace como 5 años. Lo que si no me late nada es eso de que escondan las cámaras en los hoteles (¿al diablo con la intimidad?), mucho menos que empiecen con sus tarugadas de video de una violación. Esas si que son chingaderas.
Y pues ya, seguro a muchos de ustedes les importa un carajo la historia que gira en torno a mi primera película porno pero ¡qué diablos! las mujeres también tenemos secretos que nos gusta revelar... y de algo tenía que escribir...
Espero tu comentario, latita...

21 de agosto de 2007

Súper diug... súper WoW

Pues bien, hoy se repitió aquella triste historia del "Qué jodido fue mi día". Tuve unas horas de mala racha que a continuación relataré.
Algo me pasa de diciembre a la fecha que se me obstruyeron las ganas de escribir de amor y erotismo. Sí lo hago pero con muchas reservas y rascándole duro al sentimiento (eso se lo debemos agradecer a un personaje del que no hablaremos ahora... ni nunca) (No sé por qué esto vino al cuento pero ya lo escribí y no lo borraré, tal vez Freud tendría una respuesta).
El punto es que este día inició gachamente, salí de mi casa con $10 en la bolsa y no me percaté sino hasta que llegué al metro destino, gracias a Diospadre había guardado $3.50 para mi pasaje. Luego, ¡zas! que me doy cuenta de que también se me olvidó la tarjeta de acceso... Luego un muchachón -- sí el de los rizos de rico olor -- casi me canceló, luego me rebotaron mi recibo de honorarios y resulta que no me pagarán sino hasta dentro de 4 semanas y finalmente me enteré de que uno de mis 3 amores de la vida está a un tantito de casarse...Buaaaa!!! Para cortarse las venas.
Al final, a eso de las 6pm yo ya estaba que me llevaba la chingada, tomé mis cosas y partí a mi casita. Ya afuerita respiré hondo y pensé: no, maldita sea, no puede ser que desperdicie el día.
Mucho no hice, lo que sí fue que hablé con una amiga de antaño (aquella que me enseñó eso de probar los cacahuatitos antes de llegar al plato fuerte), con un carnal al que quiero mucho y con la martrix, esa vieja es una chingona. Y nada, traté de reparar mi grave error de pensar eso de: "hoy no fue mi día".
En fin, mañana, prometo que mañana hablaré de sexo y otras cosas, sólo necesito actualizarme, ¡coño!

12 de agosto de 2007

¿Por qué vos?

¿Quién sos vos?
Vos sos el ánimo cortado. La invidencia que se niega.
Vos sos el croma profundo. La endulzada espera que se tiñe.
Vos sos el azul celeste. El círculo de movimientos infinitos.

¿Qué buscás vos?
Vos esperás un pasado que piensas destino.
Vos indagás en cabellos desteñidos, en miradas lacrimosas,
en piernas que se abren y se cierran sin tormentos.

¿Qué mirás vos?
Vos todo lo alumbras con un parpadeo,
vos sos nube y viento,
vos sos todo lo que mirás.

¿Por qué no estás conmigo, vos?
Vos peleas con serpientes venenosas,
vos mueres cada que me entregas tu cuerpo,
vos juegas un juego ya de por sí perdido.

¿Por qué no estoy contigo, vos?
Porque no estoy contigo.





Se me ha convertido todo en silencio

Una armonía calladita.
Una juguetona discreción.
Una pequeña tortura de labios cerrados
relojes detenidos
y juegos de respiración.
Un nuevo abrazo de esperas inútiles.
Un dedo entrelazado en otro y otro.
Una paciencia de artesano,
de oscuros terciopelos
y sobre todo de pasión.
Un ambiente afiebrado.
Una cúpula negra con puntititos plateados.
Un seguir jugando limpio.
Un dejar al viento ser caricia,
ser todos los amaneceres concentrados en tu mirada,
ser el ciclo ascendente que marca ora ese rizo tuyo, ora el otro, ora el otro.
Un seguir siendo, pues, ese diminuto recuerdo
ese minúsculo refugio atento sólo a ti.
Una inquietante distancia,
aletargándome, desapareciéndome, repitiéndome hasta el cansancio.
Un todo convertido en silencio y ninguna sonrisa,
no heridas ni luz ni gritos,
todo de un solo color.

11 de agosto de 2007

A brincar y a chupar... en la Mansión... y gratis!

Ahora nos tocó ir a un evento... nos encontramos a Montse en un Vips, luego Paris se me perdió... adivinen por qué... efectivamente... por las chelas... Aquí un resumen de fotos.



La luz que manejó en el escenario estuvo muy hechiza y no pude hacer "LA FOTO", no quedaron tan mal.



AustinTV, son muy buenos, más de lo que hasta ellos mismos creen. Prenden harto!



Zoé creó tumultos, jajaja, muchos nomás iban a verlos a ellos, otros nomás a chupar, otros más íbamos dispuestos a todo.


Ah! Ambientación roja con el Paris... Paris Alejandro, adivinó Paulina.



Pues nada, me gustó cómo se vehía el semáforo. Traigo ahora una obsesión por los semáforos.


Cuitlahuac de noche... Reforma Guerrero en 2 horas ... caminando... zas!
Las fotos más chidas están en www.spaces.msn.com/tunombre
Igual hay otras en chilango.

6 de agosto de 2007

No pos no hubo mucho material

Muy buen día tengan todos, aquí inician las presentaciones

Esta es la marthita. Es a toda madre, nos acompañamos en las buenas y en las malas, en las pedas y en las crudas, en las guácaras y en los dramas... Nadie me ha aguantado como ella... bueno, sí mi familia, pero en cuestión banda quizá Dulce, pero Dul siempre ha sido más apartada.
Psst, modo nocturno en mi celphone (movil)
Tres de los cuatro con los que trabajo... se parecen, ¿no? Algún día analizaremos las personalidades basándonos en el dobladillo del pantalón de mezclilla...
La panadería... pus ¿qué?
¿Entrada a la correccional?, ¿traficantes de pseudoefedrina? Y dicen que la city ya no es peligruda...
Adiú!

3 de agosto de 2007

De los no muy gratos días

Muchas veces Paris me ha dicho: "hoy no es mi día"... yo, como toda buena vividora ortodoxa y feliz del día a día le decía: "no mames, eso no existe, un momento no define el resto del día". Y él todavía más incrédulo que yo no dijo nada... terminó por darme el avión.
Pues sí, hoy no fue un MUY grato día, pero tampoco estuvo tan mal: ví a Marthita (y eso ya fue muchote), comí sushi (mmmh), fui con mi dentista (me puso ligas nuevas), vimos al adrián, me atasqué las patas en las aguas negras de la ciudad (por eso de las lluvias) (y fue ahí donde todo valió un cominillo).
Y zas! Ahí viene lo bueno:
Mientras caminaba sobre Madero, UNA ÑORA ME MADREÓ EN LA CARA.. Aja, así como suena: una señora de la tercera edad me golpeó así nomás... por sus huevos... con el puño cerrado, fuerte, quiso darme en mi mejilla derecha, en mi nariz, en mi ojo, en mi boqita.. y chale!, no pude regresarle el madrazo: pus tampoco se trata de multiplicar la violencia urbana que se reproduce con una simple mirada... la neta me sacó de pedo...
Ya después de eso tuve que consolarme con un buen par de cervezas de a 2 por $35. En una de esas, una señora entró vendíendo dulces y chicles, llegó a donde estaba yo y me dijo que me veía triste; más bien asustada, le dije y le conté, me recomendó comer un pedazo de bolillo, por eso de los sustos:
- "Pues deberías dejar la cerveza e ir por un bolillo".
- "Pero si no estoy asustada, señora, lo que pasa es que me agarraron de sorpresa"...
Desde que vi a la señora de los dulces me dio miedo (creo q estoy empezando a desarrollar una nada grata paranoia hacia las personas de la tercera edad). Además, ¿que tanto puedo confiar en alguien que me pide reemplazar la buena chela por pan?
Ya al final del día ¿qué me quedaba? La neta lo siento por la ñora, qué vida estará pasando o cómo estará su cabeza para llegar a eso. Mas bien, aguas a todos los que anden por el Centro Histórico de la ciudad de México, no vaya a ser que se tope con esta señora.

1 de agosto de 2007

Crónica de un concierto secreto

Cuando me enteré de que café tacuba daría un concierto en la ciudad de México voltee la cabeza incrédulamente y se negaron a ampliar la información. Luego lo publicaron en Chilango, la guía de la ciudad, y pues ni tarda ni perezosa decidí desempolvar esa cuenta en myspace que abrí en un momento d furor radioactivezco.
Pues total que corrí, abrí mi cuenta zorrita.1 y ¡zas! en un-dos-por-tres ya había yo ingresado al grupo de fans-obsesionados-con-ver-a-café-en-vivo.
Pues nada, el martes corrió como corre cualquier otro día, en realidad no tenía planeado ir al Hard Rock, pero pues a eso de las 7 dije: no mames, es gratis y ¿¿¿no irás???
Total que fui. Entré y me emocioné aunque había 4 inconvenientes que no me dejaban muy en paz:
1. No llevaba dinero para las chelas (maldita sea mi pobreza)
2. Mi cajetilla de cigarros tan sólo contaba 2 tabacos, ¡¡¡¡¡¡¡2!!!!!!!!!!¡Para toda la noche! y uno se me rompió, ¡putamadre!
3. No me dio tiempo de invitar a nadie así q me lancé sola con mi soledad, sola sin tu compañía.
4. Se tardaron un chingo en salir y yo había planeado emprender el vuelo a mi casa a eso de las 10:30, ja! terminé saliéndome a las 11:15.
Ahora pasemos a los 4 momentos sublimes
1. Cuando llegué a la barra. (yo me entiendo)
2. Cuando cantaron eso de: "Y entre toda esta gente nos fuimos a encontrar, pareciamos predestinados para asi bailar".
3. Cuando bailaron su rutina al final de Déjate caer... !sublimes!
4. Cuando el Meme se echó la de Eres.
5. Cuando bailé las flores...
Bastante bueno el concierto, y lo mejor fue que llegué sanita y salva a mi cantón, independientemente de que tuve que caminar 15 minutos sobre Reforma a las 11:30, que el metro en Auditorio se tardó un chingo, que era la única mujer en el vagón de la línea café, que el taxista que me dejó en la puerta de mi casa no fue capaz de detener su carro y casi caigo...
En fin, aquí mi aventura cafetacvbezca!

31 de julio de 2007

26 de julio de 2007

Bjork

Tú lo dices a tu manera, yo a la mía

Llorar es guardar celosamente el sentimiento, cuidarlo, acariciarlo un par de veces durante el día, alimentarlo - pero sólo un poco, no queremos que sufra sobrepeso -, llevarlo a dormir a sus horas.
Llorar es anidar escalofríos, desplazar carcajadas frías, mimetizar sueños falsos, es escuchar despacio el contenido de cada nota y planear una lágrima para cada nota.
Llorar es dejar el te amo en la punta de la lengua mientras haces el amor. Y seguir haciendo el amor.
Llorar es guardar para ti las dilataciones viscerales. Es lamer la superficie cutánea, masticar los pétalos, destripar las imaginaciones estúpidas.
Llorar es lavarte con antiséptico mientras invades su sueño. Es mirarte al espejo y ver el vacío. -¿Qué hay en el espejo? ¿Ves algo? Yo hace mucho que no veo nada-.
Es oír el no eterno, como canto de sirena, como reloj hipnótico, como insomnio de cuatro noches. Es como entrar en coma profundo y saber que nadie lo sabe.
Llorar es regalarte cada descarga eléctrica cerebral, es un dedo apoyado y otro y otro y el teclado sonando.
Llorar es descargarse en uno mismo. Es asumir que la cobardía nos gana.
Llorar es una historia pálida de muerte. De cuatro mil años embalsamada.
Es un chasco.
Llorar es saber que no pasa nada.

Así como así

Busqué el sí decisivo, la mirada fotográfica de chispas y azares, busqué en la oscuridad tú sobre mi epidermis, tú sobre mi caricia, tú sobre el caos musical.
Y luego de deshilachar esperas encontré imaginaciones clausuradas, musos lelos reprobados en artes amatorias, tazas de café vacías, púlpitos mojados, pupilas secas, intimidadas acalladas a fuerza de latigazos, imaginaciones envejecidas.
Total que soñé que corrías y destruíamos lápidas vacías.
Luego ví mi mano dándole a la pala y vi la tuya deteniéndome y aventando maldiciones.
Uno no puede dejar de ser - así como así - el no definitivo, la tristeza, la avaricia vomitiva, la ventizca rasposa, la autodestrucción, lo equívoco.

17 de julio de 2007

Arriba en el cielo

- ¿Cuándo será que vendrás?
- ¿Estás esperándome?
- Hace tiempo que lo había olvidado, pero ahora que lo dices.
- Deberías pensar en otras cosas.
- ¿En qué, por ejemplo?
- En las cosas que pasan.
- Pero a mi sólo una cosa me hace falta y tú la tienes, ¿por qué no me la das?
-¿Estás segura de que te hace falta?
- Algo
- ¿Qué tan bien te viene algo que a mi me viene mal?
- Nunca se puede hablar contigo.
- Te amo.
- Yo también te amo.

Con o sin hache, es igual

He heredado ecos encantados.
(Esperé sentada una estrella que saliera allá arriba)
E hestado hescapando,
(Me niego a mirar o hablar o recordar)
He enajenado esta estúpida elegía entristecedora.
(Canto, lloro, escribo, niego)
E hescupido, hexpulsado, henvilecido, henvejecido.
(Ahora soy como un animal ponzoñoso. ¡Qué diablos, te odio!)
He escrito efímeras esperas.
(Eres ese fantasma que no quería que fueras)
E heternizado hencuentros hengañosos.
(He eternizado yo encuentros engañosos)
He evitado entregas,
(Unos kilómetros)
heludiendo hespasmos,
(Dos miradas, dos cuerpos, dos momentos)
enarbolando ensueños extraños.
(Era yo imaginando)
E, hen fin, hencadenado este henvejenciendo,
(Descarapelada, sin alma)
enterrando este último enfrentamiento.
(Exit. La bajada es por atrás).

12 de julio de 2007

De los agradecimientos, pues....!!!

Pst, la vida está así o más de la verga. Bateamientos amorosos, sí, se me jue ese maravilloso muchacho de chinos lindos y olor a limpio....Luego me quieren dar en la madre en la chamba... o será que es un autocompló...??? Sepala, el chiste es q la cosa andaba color de hormiga... Lo chido es que tengo un par de angelitos de la guarda que -- no mames -- como m cuidan. Aquí deben aparecer sus nombres y señas particulares: Una de las pocas netas del planeta que hay en el mundo: Llamémos directito a Adriana Sánchez Lizardi.... Arqitecta y jefa de área de Unilever, es una fregona.... Y.... Dulce María Ramírez Hernández, no mames, esta vieja me ha perdonado y regañado como nadie... y así la amo... Pues esos son mi par d angelitos,,, pero tengo más... Martha, Wendy, Judith... Gracias, nenas...
En fin... otro tema: Dejé de leer Rayuela, xq el mood andaba tirándole pa otros ámbitos, orita ando con uno que m prestó el buen Paris -- Paris, te amo, como bien dice la peli esa que nunca fuimos a ver -- Los cuentos de Eva Luna se llama y si no m cuido es probable que también me haga llorar... que pasaría si yo le dijera esas dos palabras a las personas... Te extraño, Te necesito, Te amo???? Pst, creo que no las usaría muy seguido.
Bueno, pues es jueves y el tequilazo está a todo lo que da (salud!). Quédense en espera de un escrito harto dramático, harto doloroso, que orita el pedo emocional lo traigo atoradísimo...
Ya mañana escribiré un poemilla o unas cuantas palabras... por lo pronto:
Gracias x ayudarme a redescubrir que había más... q tengo más

9 de julio de 2007

Y ahora

Una sonrisa
una cadena indescifrable de momentos que terminaron en dos manos entrelazadas,
en tus labios agradecidos,
en un abrazo inundado en whisky, sudor,
multiples quieros masticados entre lenguas,
luces multicolores
y siempre una distancia.
Tu solo, yo sola,
ambos sabiéndonos la soledad en la garganta, en frustraciones y sonrisas,
dialéctica de cuerpos que así como se atraen se dejan,
física básica,
hambre de algo que nos hacía perseguirnos y dejarnos ir.
Una reunión narcisista,
una orgía musical,
y entre todo eso un baile
dos moviéndose el uno para el otro
escapando de todo
abstraídos de tangos,
tonos malva y crímenes desperdiciados.
Un destino en que el primer abrazo ya era un adiós,
tres segundos y no habría nada más.
Una única palabra permanente
un destino sentido en el fondo de la abstracción,
una resta: tu menos yo
y vuelvo a ser yo
andrógina solitaria ultimada por esa tu decisión eterna.
Una caricia suave, una forma de hacer el amor,
una conciencia de que el amor acoplado es para los extraterrestres.
Una certeza de que yo no soy extraterrestre
soy andrógina sin dolor.
Eins, zwei, drei, vier, fünf, sechs, sieben, acht, neun
Null.
Una negación aceptada demasiado a tiempo.
Una falta,
un ahora,
un adiós mal dicho en alemán:
auf Wiedersehen:
nichts.

6 de julio de 2007

"De los buenos sentimientos nace la mala literatura. La frase es de Julio Cortázar en Rayuela. Nada más cierto. De repente sale algo estéticamente lindo y bien estructurado, pero la mayor parte de las veces es esta visceralidad la que ayuda a que exista la llamada identificación.No me interesa entrar a la infatigable discusión de la subjetividad de los juicios morales (lo bueno Vs lo malo), sólo quiero hacer una pequeña introducción a mi regreso a la poesía de Dez-hamor. Sí, con Z, guión y H. Pasa que la palabra sin zeta, guión y hache ya me resulta indefinible...

Podría definirte con el adjetivo más oscuro,
podría maldecirte,
pensar en una estrategia que te llevaría directo a la destrucción,
podría basarme en Rojo y Negro
y exagerar mi imaginación.
Podría terminarlo todo sacándote de mi tiempo,
con autocensura,
rasguños,
cortes,
vómitos,
discusiones sobre metafísica,
dialectica
y terminarlo todo con una absurda explicación.
Podría cortarte de tajo
arrancarte gajo a gajo,
deshollarte,
alcoholizarme hasta balbucear
lo poco o mucho
que me vale tu determinación.
Podría inventarme una historia
y dejar que la mentira siguiera,
podría buscar un psicoanalista,
cortarlo por cuello,
sacarlo por barba
(como Remedios Varo me enseñó),
podría llenarme de recuerdos estúpidos
(y mínimos, por lo demás),
podría seguir escribiendo más,
más,
más...
Pero no hubo canción para dos,
ni luna en las rocas,
ni basta unión de dos bocas,
no hubo ni una noche para robar mi corazón,
no hubo calor,
ni verdades penetrantes,
ni sonrisas compartidas,
ni tu voz.
Podría gastar cinco mil años de vida,
diez millones lágrimas perdidas,
una gran cantidad de idas y venidas,
tristeza multiplicada,
sumada,
embotellada.
Podría gastar sueños,
letras,
intentos,
ganas,
rastros,
deseos.
Valdría más guardar el delirio,
los polvos,
las locuras,
el cuerpo
y buscar adjetivos
que deseen tus noches de paz,
calor en tu mundo,
urgencia de labios,
de ombligos,
de dos.
Esto lo escribí hace mucho --algo así como octubre de 2006, ignoro xq nunca salió a la luz...

4 de julio de 2007

En tratar de entenderla se nos va la propia vida...

HI. HI
Okey, okey, m desaparecí por unos días -- y hasta deshabilité el blog --, pido disculpas x mi poca seriedad en este mundo heavy de los bloggeros, pero pasa que estaba saliendo de una etapa "odioalmundo, todosváyansealcarajo". Misma que -- entre tanto lector -- mi buen amigo Anuar (ya les dije q escribe d poca madre?, pueden ver su blog... pícale ahí, a la derecha) decía que el Anuar logró deshilachar mis letras -- ánalisis poético, se ha de llamar -- y descubrió que esa que escribía no era mi verdadera yo... Entonces descubrí, oh! grande es mi sorpresa, que sí soy esa, la linda, la cotorra, la emocional, la cursi, la desenfadada, la valemadrista, la egocéntrica...
Pido una disculpa a quienes me conocieron en ese tópico (y aunque no está así tan gacho lo que leyeron...sí es bastante no-yo) y prometo entregar cosas que revelen la verdadera personalidad de sandrink!!!
En fin, ahora, les hablaré del amor que les relaté, del greñudito, pues, el otro ya no, ahora regresó el chinito de mirada tierna y lindas maneras. Ese aquél volvió a hacer acto de aparición y como buena mujer educada a fuerza de literatura latinoamericana... caí redondita... y pues ahora ando cursi... sí, ya sé que la idea es no escribir historias de amor... pero esa es una de las cosas que tengo que cambiar--- haré caso a mi amigo emilio y le pondré algo así como Vampire-Princess-- Y pues nada, a acostumbrarse a esto de la lloriqueada...
Decía Rafael que estar enamorado es:
DESCUBRIR LO BELLA QUE ES LA VIDA
CONFUNDIR LA NOCHE CON LOS DIAS
CAMINAR CON ALAS POR EL MUNDO
VIVIR CON EL CORAZON DESNUDO
IGNORAR EL TIEMPO Y SU MEDIDA
CONTEMPLAR LA VIDA DESDE ARRIBA
DIVISAR LA ESTRELLA MAS PEQUEÑA
OLVIDAR LA MUERTE Y LA TRISTEZA
VER EL MAR CON ARBOLES Y ROSAS
ESCUCHAR TU VOZ EN OTRA BOCA
RESPIRAR EL AIRE MÁS PROFUNDO
CONFUNDIR LO MIO CON LO TUYO


Sí, es cursi. Sí, es de los 80, luego entonces ya no está de moda. Sí, es bastante metafórico... Lo único que me queda claro es la emoción con la que canta cada verso ese hombre y que se te queda pero tatuada cada frase, así, de típico entequilado que dice: no mames, sí es cierto, no mames...
La única certeza que tengo es la del pellejo hecho mil puntitos y los vellos parados, parados, en el mismo momento en que me acuerdo de la reaparición.
Chance, chance, de poesía no se ha muerto nadie y si a alguien le pasara muy orgullosa me sentiría de que fuera yo la víctima.
Oye, C, no seas un fantasma más.

28 de junio de 2007

Sin material

Ahora no tengo nada previsto para la escribidera pero se me ocurre hablar de varias cosas, primero que nada... cómo es q la gente escribe cosas harto divertidas en sus blogs??? O sea, yo acá puro sufrimiento y venas cortadas y galletas de animalitos y los demás dicen cosas harto graciosas sobre sus vidas... se me hace que he de tener algún rollo de autocensura bien clavado en la cabeza y en lugar d decir no mames, estoy sufriendo porque el pinche iván nomás me prometió o porque el osvaldo o porque el cristopher o porque todo mundo... Y qué pinche vida del carajo! xq m tuvo q pasar q me enamorara de gabriel???
O sea, chekas el pedo? Puro sufrimiento y ardor vixeral. ¡Me emputa! Porque es que en realidad soy una mujer feliz, si no fuera por esa maldita cosa que le dicen a uno que la felicidad y la pareja y la chingada...
¡Por donde quiera que lo vea es puro pinche drama! Pero ya llegará el día en que todo eso me valdrá madre... no, no creo, ¡puta! Sí crecí con la poesía, soy la máxima exaltación de la autoflagelación, mmmh... no, bueno, era, ya no estoy para esas mamadas. Por que ya bien lo dijo el buen Girondo:

!TODO ERA AMOR... AMOR!

¡¡Todo era amor... amor!
No había nada más que amor.
En todas partes se encontraba amor.
No se podía hablar más que de amor.
Amor pasado por agua, a la vainilla,
amor al portador, amor a plazos.
Amor analizable, analizado.
Amor ultramarino.
Amor ecuestre.
Amor de cartón piedra, amor con leche...
Lleno de prevenciones, de preventivos;
lleno de cortocircuitos, de cortapisas.
Amor con una gran M, con una M mayúscula,
chorreado de merengue,
cubierto de flores blancas...
Amor espermatozoico, esperantista.
Amor desinfectado, amor untuoso...
Amor con sus accesorios, con sus repuestos;
con sus faltas de puntualidad, de ortografía;
con sus interrupciones cardíacas y telefónicas.
Amor que incendia el corazón de los orangutanes,
de los bomberos.
Amor que exalta el canto de las ranas bajo las ramas,
que arranca los botones de los botines,
que se alimenta de encelo y de ensalada.
Amor impostergable y amor impuesto.
Amor incandescente y amor incauto.
Amor indeformable. Amor desnudo.
Amor amor que es, simplemente, amor.
Amor y amor... ¡y nada más que amor!.

El punto es q a mi nomás no me sale el chiste en esto de mis pininos en el blog. Siempre ando con la idea d q alguien entrará y m descubrirá como la próxima Jaime Sabines o la siempre autoflagelativa Frida Kahlo (en su diario y sus cartas, pues, que no se me da la pintura ni un tantito).
En fin, aguanten a ver cómo me va el fin con la lésbico gay en puerta, la boda que m espera y el cumpleaños número 1 de la valecita.
Ah, ando queriéndome enamorar de nuevo. La identidad es desconocida y más me vale bajarle de huevos que es probable que sea otro fantasma que seguro en un futuro próximo (ya lo ando cocinando) delinearé en unas cuantas perras negras (diría el buen Horacio Oliveira)

26 de junio de 2007

Noches de viernes

Hoy sigo desvelada, pero mi espíritu está súper prendido para seguir con esta aventura diaria del blog. Sigo en la onda "qué triste es mi vida y voy a ser darky por un rato", así que los escritos siguen en ese mood. Aquí pondré dos que traigo guardados dsde hace un ratito. A ver, pues.
Machácale bien,
que las hojas deshidratadas queden hechas polvo.
Ahora mírame,
sientre el calor que sale de mi sexo de a poquito.
Escucha mi clítoris:
se le va la vida por tus ojos,
se le escapan los gritos y el escalofrío.
Desahoga la saturación de tu cigarrillo
elimina la nicotina.
Ahora llena mi submundo
con la suavidad artesanal con que los preparas
(aquellos reconocimientos tuyos).
Prepárate a sumergirte y expandirte
y ser tú el único mundo,
la única partícula,
la sonrisa,
el dolor verdadero.
Ahora lléname de ti.
Báñame en destilados,
consiénteme de cabellos y naranjas
lunas llenas y venganzas.
Ahora cierra los labios,
abre tu voz y canta.
Resguárdame en el eco
en que te conviertes cuando me llamas.

25 de junio de 2007

3 Puertas


Qué jodido es estar a las 1:17 de la madrugada con la computadora dándote en la cara, pero bueno, todo sea por el amor al arte.
Anoche escribí algo muy triste. Diferente. Me sentí rara, con ganas de llorar (casi llorando, como dijeran por ahí). M pasó q sentí q no sabía quién era... no sé si es a la única q m ha pasado pero pensé: "O sea, d verdad soy acá simpática, carismática y linda??? No será más bien una máscara q m he estado constryendo con el paso de los años??? Luego d la tristeza y posterior enojo hoy caí en la cuenta d q m gusta ser chida... Pus entre q son peras o son manzanas m puse a escribir esto:

Puede que hoy sea la noche.
Las flores rosas ensangrentadas.
Las miradas tornando en pupilas despiertas,
de agujas asesinas sobre los párpados en miel
abiertos con descaro.
Hoy puede ser el día.
Una recámara con tres puertas,
3 salidas,
abriendo todas,
cayendo en todas.
Un hoyo negro que te traga,
una salida fácil que toma tu cabeza y te sana,
te avienta por la escalera y sigues siendo nada;
una última salida con forma de caja de latón,
dentro un calendario sin numeración
y una escalera sin peldaños.
Abrir la puerta incorrectta
ir hacia el hoyo negro,
desintegrarse,
dejar de ser.
Abrir la puerta falsa,
la de las sonrisitas,
las caricias hipócritas,
los girasoles morados que tornan y truenan.
Abrir la puerta correcta,
la del cinismo,
la de la desdicha acaramelada,
la de los odios escupidos,
los rencores enterrados,
la de la nada convertida en pálido descaro.

24 de junio de 2007

22 de junio de 2007

De los amores indecisos


Esta semana tuve una nueva aparición - q vino con su consecuente desaparición -. Me paso que las luces se encendieron, y así como prendieron así se apagaron. Fue un flashazo. Una sobredosis de futuro y calor.
Sobre todo de calor
Resultó de un reencuentro, una risa; no, muchas risas, miradas, pistas de blue, pies empapados y cerveza vacías.
Pasó que el encuentro terminó.
Y el encuentro se volvió una llamada que no llegó. Un dolor que terminó por reflexionar en el !skratch! En el ansia vomitiva.
En el adiós y por si te vuelvo a ver,
mejor no te vuelvo a ver.
Una actitud indiferente. Una simple amistad.
Una mañana andando
sola.
Una disculpa.
Un cansancio.
Un momento borroneado.
Una búsqueda inconclusa, una ruta seguida.
Energías de una noche.
Skratch...

21 de junio de 2007

Número 1



En estos últimos días no había dejado de escuchar: "¡Hoy voy a bloggear!". "No manches, hoy no he bloggeado". "Cuando se trata de pendejear, (entiéndase, entretención, método pa rebajar el estrés) me pongo a bloggear".
Puff! Blogs por aquí. Blogs por allá. Y yo viviendo en los tiempos del space. Tenía ya uno en www.spaces.msn.com/tunombre y constantemente le decía a la banda del messenger que no fueran injustos, que se metieran, que me escribieran (un poco patético, sí, pero ese día se sumaba una vista más a mi space).
Total que me llegó la sensacion chilanga y ¡zas! que me entran las ganas, que digo: ¿y por qué yo no hago uno acá chido, más en serio, más a la vista de tochos? Y total q me mantengo despierta hasta ahora, valiéndome madre q me esté cayendo de sueño, todo por empezar a delinear lo que será un ¿diario virtual?
Lo que sea q sea, espero que por aquí la gente sí me lea, es que mi banda anda en otros asuntos y aún no le entra la cosquillita de formar parte del ciberespacio y entrometerse en otras vidas...
Ya sabes, el rollo del ser y el no ser sin reconocer.
Bueno, pues, empecemos.
Hoy fue un buen día. Decidí empezar el blog. Ahora tendré que vencer esta lucha interna por la autocensura y el qué voy a publicar hoy?
Ánimas que alguien me lea xq de lo contrario m voy a sentir muy decepcionada.
Hoy por lo pronto subiré esta foto. El miércoles venía yo por el metro -línea 3, la verde- regresaba yo de CU y una señora iba con su niño. Ella sentada en los horribles y nadacómodos asientos de los por demás viejos trenes, él acunclillado sobre un costal, queriendo dormir, queriendo acomodarse, notando que saco mi celular, que lo mira la lente, que lo fotografío.
Total que fue un buen modelo, al final hasta posó.