21 de diciembre de 2009

De la buena suerte

Aldebarán y yo nos encontramos un colibrí en los Viveros de Coyoacán. Ya somos papás. Jiji.

(ud disculpará el greñero).

(El colibrí estaba todo tullidito, el pobre, el frío no le permitía siquiera moverse).

(Nuestro pequeño se llama cacahuate)

(Ahora sólo esperamos que sobreviva al invierno infernal)

De príncipes azules

Tal vez soy la tipa más ridícula del mundo –o la más ingenua– pero en eso de la búsqueda del príncipe azul me considero fan.
Nada tiene que ver con córceles, títulos nobiliarios o con minucias consanguíneas –como se acostumbraba–, menos aún con autos último modelo, importantes cargos en importantes empresas o, en todo caso, apellidos de abolengo o que ameritan una mención en Quién's; más bien hablo de la media naranja, como cantó Fey, ese al que se le dice "eres mi otra mitad, oh, uho, uoh, oh, oh".
Y no es porque quiera encontrar a ese que sea como yo quiero sino a ese que, como el andrógino, perdí en algún momento de la creación y !oh, cosas griegas! el destino lo pondrá frente a mi. Ya lo dijo el oráculo.
A mis ya 27 añotes de vida, he tenido varios príncipes azules.
Uno era un rastudo, mugroso, pero tambien bien simpático y amoroso; tristemente me pasó lo que a la LeidiDí y fuimos más de dos en ese matrimonio... Joi Joi.
El otro era poeta –él me escribió el primer poema de amoooourrrr que me han escrito en la existencia–. Era él un muy buen administrador de su economía, todo tierno y leído y me consentía. Lamentablemente, nuestras necesidades fueron diferenciándose y todo se acabó.
Este de ahora es el rejego. Hay mucha ilusión en el corazón y harta de la fantasía, también hay un poco de romance y poesía, pero también muchísima de la pasión, (la pasión es una cosa bien importante, sobre todo para quien es considerada la reencarnación de Isabel, de Caballo Negro). Este muchacho llegó como todas queremos que lleguen: por búsqueda ejecutoria. Y así, a pesar de berrinches, quejas, subesybajas de emociones y etcétera ahí sigue.
Yo no sé si éste es el bueno o si habrá otros pero sí sé que ha estado cuando más lo he necesitado y eso es bien importante.
Mi definición de príncipe azul no les gustará. En eso soy una total anacrónica.

12 de diciembre de 2009

Tadán

"Qué raro que una mujer no pueda olerse como la huele un hombre"

Justo pensé que era la suerte la que lo había puesto a un ladito. Ni siquiera enfrente, ni encima o a la mitad sino rozando la piel del brazo y, ¡qué suerte!, oliendo su perfume que, finalmente, había confesado, era el olor suyo y la mitad, porque las hierbas que uno se unta y lo que come y bebe y siente.

Y pensé que había sido obra y espíritu de quienes lo toman todo con alma blanca y abren los brazos y reciben y sonríen porque no se puede creer que tanta alegría o gozo o esa cosa que te ilumina los ojos como si fueran faroles en un callejón oscuro.

Y también pensé que el destino y las puertas abiertas y los caminos. Sinuosos. De terracería. De carretera olvidada a la mitad de una autopista de cuota. De vereda desde la que, por lo alto, se alcanza a divisar una estrella fugaz y la magia y la mala suerte de haber olvidado pedir el deseo.

Y después de pensar y pensar y hablar y hablar y tocar y rozar y sortear las algabias y la diboli y los labios mojados y la certeza de que no hay otro sabor igual, de que no hay otra piel, otro sueño, otro tiempo, otra cosa que se viva igual a esta.

Y las lágrimas, porque su sabor salado y los suspiros entrecortados. Y el escándalo. Y el berrinche. Y el "ya no más" sabiendo que sí, que más. Que eso es lo que se quiere. Más y siempre.

Y pensar, obligada a pensar, porque no hay nada qué pensar. Porque es eso y ya.

30 de noviembre de 2009

Aquí estuvo su padre, putos!


No es que me haya quedado sin palabras.

Contrastes.

27 de noviembre de 2009

23 de noviembre de 2009

anda

Qué hubiera pasado si...
En el francés me están enseñando a usar el condicional en presente y el condicional en pasado...
El que se usa en "Las hipótesis" y el que se usa en el "Ya me chingué". Y lo peor de todo es que esos verbos sí me los aprendí, el futuro con una ese más y el aurais blah..., respectivamente.

Anoche ví en el cielo oscuro de la carretera de Los Arcos (Tepozotlán, edomex) una estrella fugaz y no pedí un deseo, ¡fuck!
"Como si llovieran estrellas fugaces a diestra y siniestra", pensé.
Debí haber tomado tu mano y pedirlo en secreto. Pero ni siquiera supe lo que era. De no haber sido porque le viste "la colita" yo habría seguido pensando que era un ovni.
Ahora cada vez que vaya a un lugar boscoso pensaré en ti, igual cuando pase por el puesto de las gorditas de chicharrón o cuando vea un neon "blue" pasar, y cuando un hotel, una canción de Peter Murphy, una estrella fugaz, cualquier estrella.
Lo que más me gusta es el descubrimiento. La aventura. Para la próxima: la tirolesa...

4 de noviembre de 2009

SEMANA MORTUORIA

El lunes pasado fue EL DÍA. Regresé a Mixquic. Mi primera vez en ese lindo pueblito fue hace como 6 años, cuando aún era estudianta y la Catrina me acompañaba a todos lados; ahora fue la Reina Margot a la que le dieron ganas de ir a pasear y ver qué veía.
(Foto: Divertida combinación de la onda del Halloween y la onda del Día de Muertos)
Pero vayamos por partes.
Por segunda ocasión, Jacka me invitó a su semana mortuoria, vía facebook. Y, más vale tarde que nunca, ¡por fin me puse las pilillas!
Mi colaboración sobre LA REFLEXIÓN SOBRE LA MUERTE, está aquí. La de Jacka está aquí.
Mi historia, única e irrepetible, de espantos es esta.
Aunque también viví esto. Ñaca Ñaca. Lo cual me hace recordar esto.

Uuuy, ¿PARA MI OFRENDA?
Café
Chocolate
Tequila, ok, no, mejor Ron
Cigarritos
Músiquita
Pan de muerto de la Ideal
Churrroooosss
Ponche, harto, harto ponche
Una foto de mi familia completa
La Reina Margot
La Varinia
De comer... mmmh... unas gorditas de chicharrón
Chilaquiles verdes
SKYY Vodka
Una veladora morada
Agua simple
¡Una sandía!
¿Ofrenda para alguien que admiro?
Mis padres.

¿Qué hacer y qué no hacer en mi funeral?
Se permite embriagarse (aunque no ponerse malacopa), se permite chillar (y también cagarse de la risa, se permite llevarme serenata (cantarme todo, todo, todo, menos Tiziano Ferro y Nicho Hinojosa), decirme poesía en voz alta (inventarme poemas al calor del tequila)
No quiero una caja de muerto, acuéstenme en un lecho de florecitas y ya luego me queman y me echan al mar del Caribe que es el más bonito que he conocido.


















Epitafio
Chale. Los epitafios son muy tristes. El lunes me hicieron chillar.
"Tu espíritu y tu alma son como el aire, estás dentro de mi corazón".

"Su recuerdo lo guardo en mi corazón".









"El alma que te llevaste al cielo era el tesoro más grande en nuestro corazón".








"El amor que te tenemos nunca se desvalencerá, aunque no te encuentres aquí".

"Su nombre siempre vivirá en nuestros corazones".




Historia del Día de Muertos 2009












Este fin de semana de festividades mortorias estuvo chido. Me la pasé de callejera, como es mi costumbre. Como que a la Reina Margot le entraro las ganas de tomar fotos y dije, ¿por qué no? Entonces, con cámara y tripié en mano, invité AL INDIVIDUO a CU para ver la mega ofrenda, que en esta ocasión estuvo dedicada a Edgar Allan Poe. Yo nunca había ido a las islas para ver las ofrendas, así que estaba a la "expectativa". Las primeras tres estuvieron chidas pero luego ya se tornaron bien repetitivas, que si gatos, gatos y más gatos y pues ya a la mitad dio hueva.
Ambos andábamos con ganas de un Jaloguín, pero sin nada en el panorama --Cristos me había invitado a uno pero cobraban cover y odio que cobren cover. Y Xtina me había invitado a otro pero tampoco fuimos--. Total que sin resignación aún, tomamos ponche y con elote en mano, yomi!, retomamos nuestros pasos pa ver qué salía. Al final decidimos que mejor cada uno a casita, protegidos del tipejo que nos vio, ya por mis rumbos, con el tripié y nos quiso asaltar, ahí por el que era hogar del muy famoso caníbal de la Warrior.
El domingo asegún iríamos a ver la ofrenda del Zócalo pero no hubo tal, así que agarramos camino pal cine. Nunca nos pusimos de acuerdo y nos quedamos sin cine pero sí con un delicioso pay de queso con mermelada de maracuya (aaah, soy un cerdooo).

Y ya el lunes, finalmente, fuimos a Mixquic.

Fotos de los pobladores de Mixquic, visitando a sus "muertitos".






















Tristemente algo pasó con la Reina Margot y las fotos de CU se perdieron, incluidas las de A al estilo de Edgar Allan Poe. Jua jua.

29 de octubre de 2009

Blanca

Desde que su madre conoció a su padre y tuvo dos hijas con él, bueno tres, ella había estado muriéndose. Antes siquiera de oler la placenta o el sexo de su progenitora y luego el mundo, ella comenzaba a morirse. Bueno hubiera sido que alguien, en su corta infancia, hubiera alcanzado a distinguirlo, y la tomara de la mano, desviándola del camino. Pero ni siquiera ella había caído en la cuenta de que su vida era más una necesidad de muerte que otra cosa.

Su primer acercamiento con la blanca le llegó con olor a cuerpos deshechos, enterrados entre los escombros de Tlatelolco. Le llegó con gritos -¿la gente muerta puede gritar?, sí, se le mira el grito en los ojos y se le escucha en sueños-. Le llegó con la curiosidad morbosa de dos mujeres que, hasta entonces, contaban 20 años, sólo habían tenido de cerca la tragedia amorosa. El romanticismo vomitivo. Diag.

Ahí conoció a la muerte y la espantó. Pero también la sedujo. Le habló al oído y se lo dijo: que no llegaría muy lejos. Supo entonces que su vida sería todo menos larga.

Comenzó a vivir con vistas a lo corto de su porvenir. Y entonces se colocó en el puesto de salida, a esperar la señal. En sus marcas...

La conciencia de esto que cuento le llegó hasta bien entrados los 20. No es que recordara las palabras que le dijo la muerte, tampoco el castañeo de sus dientes ni el correterío de un cuerpo cascabelozo, no, nada de eso, fue tan sólo que alguien la tomó de la mano, ahora sí, y le fue diciendo cosas en secreto. Que hiciera. Que no hiciera.

Y entonces a actuar en consecuencia.

Su vida, como se lo advirtieron, fue cortita. Una egoísta, desgraciada, sombría y llorosa vida.

Creía que todo iba bien. Lo creía pues su vida sería corta, no larga. Así se lo habían dicho: "no llegarás muy lejos". Lo creyó hasta que se dio cuenta de que la habían burlado. Y, bruta, dentro de su caja de nogal, debió tomar el tejido y desenmarañarlo, tres puntadas después de llegar hasta el final.

26 de octubre de 2009

Un mes en unos cuantos renglones

Hace casi un mes que no publico nada en mi blog.
Maika ya me regañó.
Estoy un poco cansada de la tecnología.
De no hacer foto.
De no leer LOS LIBROS.
Este año no leí más de dos libros.
Joder.
Y perdí uno.
Regalé uno.
Quizá dos.
Estoy leyendo uno.
Tinísima de Poniatowska.
No por elena, sino por MODOTTI.
Soy su fans.
No sé por qué no he leído tanto como en años anteriores.
Quizá haya sido el amor.
Quizá porque leo mucho Quiéns.
Mucho tarea de francés.
Y como no leo, no puedo escribir.
Menos mal que no se me ha quitado el hambre.
Por el amor, qiero decir.
Mejor aún que no se me ocurrió suicidarme.
Ahora hace frío.
Parece que va a llover.
El cielo se está nublando.
Ya está nublado.
Me gusta el olor a lluvia.
A veces me pone a recordar a la que quiero recordar que era.
La semana pasada vi Coco Chanel.
No me gustó.
Creo buscaré una película en la red. Pa' entretenerme.
"Mi hombre", como mi hermana me sorprendió llamándolo ayer, y como me sorprendí a mí misma llamándolo, se acaba de conectar al msngr.
Yo no lo quería.
Pero ahora sí.
¿Cómo sabe una que está enamorada?
Ya pregunté y no me han dado toloache.
Ni creo que me hayan hecho brujería.
Sepa.
Pero me gusta.
Nada de mamadas de maripositas.
Es otra cosa.
Más profunda.
Chiaaaa.
Se acerca mi cumpleaños número 27.
Tengo que leer tipo 10 libros en un mes.
En sus marcas...
Listooos...

27 de septiembre de 2009

Por eso digo que prefiero volverme loca con tanta voz interna que quedarme como vegetal mudo e indulgente

Eran 30 personalidades.

30 diciéndome.

Tuve que cavilar un plan.

Un día darle gusto a una.

Otro día a la otra.

Así transcurrían 30 jornadas inenarrables.

Terminaba el mes y ansiaba volver a empezar.

Un día una personalidad se quedó en silencio. La pensé en huelga o muerta de asfixia. Era la suicida. No pude hacer nada entonces así que esperé.

Al día siguiente le pregunté a la personalidad correspondiente qué estaba pasando. No reparé en sus reclamos, válidos hasta el tuétano. Era su día.

Debí esperar -paciente- a que llegara el día 30. Y llegó. La personalidad volvió a no aparecer.

Intenté disfrutar las vacaciones. No pude. Me la pasé recordándola.

Hoy en día han transcurrido casi 30 jornadas interminables. Una a una mis personalidades han venido desvaneciéndose.

Sólo un vegetal podría tolerar esto.
Mi imaginación era el único lugar en donde mi sístole y tu diástole se tomaban de la mano y andaban a un sólo ritmo. Era sólo ahí donde yo me veía correr hacia tí, mirándote de frente. Y tú me esperabas, con los ojos abiertos y los brazos despiertos. Iluminado. Por mí, porque yo era tu luz. Y te iluminaba.

Fantaseaba. Era sólo ahí donde podía llegar contigo al final de cualquier inicio. Sólo ahí tenía la certeza de que éramos el capítulo interminable de un libro que alguien seguiría escribiendo sin pausa y sin cansancio. Sólo ahí podíamos cantar tomados de la mano, luchar cuerpo a cuerpo carcajeados, burlar pretensiones ajenas y contar en voz alta el número de segundos que el reloj a nuestro paso.

Acostados sobre una cama de sábanas blancas, contando. En un cuarto de paredes blancas, contando. Tic, uno. Tac, dos. Acostados en un cuarto decorado en tonos rojos, mirándonos. Acostados -en medio de la noche- en un cuarto decorado en tonos rojos, susurrándonos.

Paz.
Silencio.
Yo dentro de tí.
Tú, como siempre, rondándome.
Yo, fantaseando.

Esperanza mirándome desde la cerradura del baño. Llorando. Y Realidad mirándolo todo desde lo alto. Cagándose de risa.

15 de septiembre de 2009

No era fácil

No habría sabido qué decir y no lo hizo. Sólo observó. Escuchó. Intentó tocarlo.
No, no era sólo su mirada. No eran sus labios. No eran sus palabras.
¿Era escurridizo?
Indescifrable.
Efímero en toda la extensión de la palabra.
Intangible. Iba más allá de (ruido)... Un enigma... (silencio) Eso es. Volátil o vibrante. Volatil y vibrante, más bien.
(Un teléfono sonó y alguien se levantó de su asiento, un par de palabras y volvió)
Había algo intangible.
¿Podría decirse artificioso?
(Silencio, mirada perdida)
Había pasteles de chocolate, mordidas de lengua y de labios, llanto, moretones en el corazón.
(Dos minutos de música suave, parece que alguien había regrabado un tema romántico sobre la conversación: Tu amor me ha llevado más allá de mis fantasías, cantaba la voz delgada)
Alguien había dicho que esto era fácil pero no, no estaba siéndolo, tal vez por eso era tan maravilloso.
Pero no de ese tipo de maravilla o facilidad o felicidad. Era como penetrar de a poco. Volverse locos de a poco. Llorar juntos de a poco. Dar vueltas uno encima del otro como locos.
Girar.
Girar.
Girar.
(Lo nuestro no tendrá final, de nuevo la voz, luego guitarra y parece que final de la canción)
No era fácil.
Era llorar en hoteles de paso, amarse a cada rato, despegar los pies del suelo sólo un poco, confundir las lágrimas con lluvia (así de cursi la metáfora). Era una niña vestida de celeste mirándolo desde su soledad, escuchándolo y sintiéndolo, susurrándole al silencio las cursilerías que ya no se atrevía a decirle porque quién sabe, nadie sabía si la burbuja le hubiera permitido a las palabras infiltrarse si eran tan sólo visitantes inesperadas.
Y al final dio todas las vueltas que necesito, con toda la elocuencia escudriñable que pudo y lo dijo.
¿Supo al final sentir algo?
Sí supo, pero no aún era tiempo.

7 de septiembre de 2009

Vamos a discutir

I
Ella dijo que conocía esa sonrisa. No quiso explicarle qué significaba pero sabía que la conocía porque estaba archivada en su memoria, era su respuesta a sucesos ridículos e insólitos. Sí, ella se había convertido en ridícula e insólita.

IV
El principio de la ilusión es el que nos hace redimensionar las cosas. Es un discurso aburrido pero cierto. La fantasía jode. Un detallito electrocuta. Lo complejo de la búsqueda se redujo a egocentrismo: las frases más bonitas, las caricias más sinceras, dejarse pensar por alguien más.

IX
12:02 Siento que siendo La Musa cuando menos tuviste un poco de importancia
12:04 Un mucho, pero resulta un poco más pesada la duda de: "entonces ¿¿¿por qué no???". Igual estoy mal y sigo siendo medio mensa para eso, pero a mí me pegan más esas dudas.
12:06 Igual es porque yo ya me hice a la idea de que él no era lo que yo necesitaba o quería.
12:07 Eso se ha ido haciendo cierto...
12:07 Tal vez pronto descubra que este otro tampoco.
12:07 Bueno, eso ya lo sabias...

XII
Caricias en el cabello, besos en el abdomen, mordidas en el hombro derecho, mordidas en el hombro izquierdo. Necesitabas que te escucharan, necesitabas que te quisieran, necesitabas que te llenaran de palabras, necesitabas que te defendieran de la vida.
También necesitabas darle en la madre a alguien más débil que tú.


II
Hablemos, pues, de lo que es el amor.
¿Y por qué no dibujamos al amor?
No, mejor, hagamos el amor.
Deberíamos cantarle al amor.
Aunque también podríamos sólo y únicamente jugar al amor.


VI
Nunca ha sido difícil entregarlo; lo difícil es recuperarlo y volver a pensar: "Lo bueno de todo esto es que me puedo volver a enamorar!!! Claro, puede que me vuelvan a patear el trasero. Pero pueque no. Como pueque sí, como pueque no.


X

3 de septiembre de 2009

Acabo de recordarlo todo (a bonita hora)

Yo tenía una personalidad zorril.

Sí, recuerdo que todo comenzó cuando La Kirvy nos enseñó a conquistar hombres (cabe aclarar que La Kirvy no sabía nada de conquistar hombres). Ella, toda simpática, nos mostraba qué miraditas echar, qué tanto presumir "las bubbies", cómo comenzar el juego de la proxemia, cómo hablar, cómo humedecernos los labios y así, cosas divertidas que nos hacían reír y por las que surgió en el grupito de universitarias la palabra ZORRAS.

En ese entonces nos importaba un comino la misoginia que escondía esa palabra. Sabíamos que usarla era despectivo y que referirnos como tales no era lo más correcto. Pero, siendo como éramos, las más equis, las más irrelevantes, a las que les gustaba pasar desapercibidas, y que creían que pasaban, pues se nos hacía divertido.

Entonces, nuestra vida zorril, solteras como éramos, comenzó con unos besitos. Unos besitos cada ocho días. Sinceramente no recuerdo cada cuánto eran muchachos conocidos y cada cuánto muchachos desconocidos, pero lo cierto es que era divertido. Más aún cuando eran desconocidos.

Así comenzó la vida zorril. Y es que éramos muchachas promedio. Ni tan guapas, ni con tanta autoestima, ni con mil hombres tras ellas. Éramos comuncillas, corrientecillas. Éramos equis.
Obvio, sentir de repente que podíamos cambiar de macho cada ocho días nos elevó el ego, el autoestima y pues nos sentíamos reinas.

Ah, pero para ese entonces resulta que mi corazón estaba roto y, como buena muchacha despechada, mis actividades zorriles se multiplicaron al cubo y me dieron el título de Zorra Número 1.

Es que había tenido un novio al que le fui absolutamente fiel, a él fue al único novio que he tenido al que le he sido absolutamente fiel, y pues luego me enteré de que él no. Que tuvo muchas muchachas aparte de mi. Y que se besuquiiió con una dizque amiga (pienso que no he tenido mucha suerte con las dizque amigas) (menos con los hombres). Total que estaba yo DESPECHADA.

Yes.

Mi corazón me dolía y necesitaba algo que me hiciera sentir chingona. Así que me volví zorra. Y lo que inició en un me besaré con muchos se convirtió en un "A la chingada, pinches hombres son una chingadera. Nunca más tendré un novio, nomás engañan a una".

Y sí.

Nomás engañan a una. Y la hacen chillar. Y la hacen sentir mierdilla.

Tanto trabajo que le cuesta a una subir su pinche autoestima para que cualquier hijo de vecino llegue e "Íngasu" de repente ya valistesss madre...

Nowadays ya no me gusta hacerme llamar zorra. Lo de arrozito es de puritito cariño. Y lo de loquear creo que ya no va conmigo. Aunque quién sabe, una mujer despechada es imprevisible.

Y sí. Me han vuelto a romper el corazoncillo.

Y sí. Acabo de recordarlo todo.

23 de agosto de 2009

Por ti

Soy fan de Gloria.
Y de esta rola.
Es tan cierta!

Ensayos dominicales

_He estado fantaseando con dos departamentos. El primero es maravillosamente céntrico, tiene unas enormes ventanas, está en un tercer piso y la renta no es alta, según mi economía y la de mi roommate. El segundo aún no lo conozco, pero me imagino decorándolo, cocinando y comprándome una tele que nunca veré.

_Llevo un par de semanas planeando lo de la reubicación. Las cosas en mi cabeza se complican cada vez más y he llegado a la conclusión de que alejando mi cabeza de las otras cabezas -o cuando menos consiguiéndole un cuarto separado- todo puede colorearse de un azul cielo maravilloso. Y dejar este gris rata horrible.

_Siempre pensamos que necesitamos un cambio. Para ser felices. Para encontrarnos. Karen se fue a Puebla, Dulce a Xalapa, Flor a La frontera y Nancy a Mérida. Lo bueno es que Pancita está por volver. Marcador: Sandra: 1, interior de la República: 3. Sé que al final ganaré.













_Hoy lloré mucho. Debí hacerlo en silencio. Como en las telenovelas. Igual que las muchachas que se encierran en el baño y lamentan sus penas sin que nadie se entere. Lloré y mis ojos se hincharon y empecé a moquear horrible. En casa estaban mis padres y hermanos. Debí improvisar un pedazo de papel para sonarme y luego salir de mi cuarto como si nada. Ellos no sabrán que lloré. Si otras veces no lo hicieron ¿hoy por qué sí?

_Las mujeres fatales deben estar un poco cansadas de tener cada una un poeta maldito. -¿Maldito poeta?- No por el hecho de ser la musa. Eso les encanta. Lo que detestan es que las recuerden con tanto odio. Con tanta sed de destruir su recuerdo, escupiéndolo. Entonces pienso que sí, vale la pena escribir su historia.

16 de agosto de 2009

Cinco

A veces mis labios lucen deliciosos. Al despertar miro el espejo y sin pizca de maquillaje se ven carnositos. Tan sensuales. El lunar de abajo les da un aspecto seductor. En la mañana luzco bella. Es verdad. Bueno, no siempre, no cuando mi ojo infectado e hinchadísimo no me permite ver más que una ranurita de luz. Después de bañarme intento pintar mis labios y mantener ese aspecto de botox natural pero no lo logro. Quizá en las mañanas amanezco más bien hinchada y horrible y demasiado optimista.

Has censurado mis boca. No quieres que hable de ti. Reclamas tu anonimato. Temo enfurecerte o lastimarte. Debería no importarme o cambiar tu identidad. Me gustaría tanto contar de ti y de mí. De tu frenesí. De mi zozobra. De nuestros silencios. Relatar santo y seña de tu mirada y mi mirada cuando nos sumergimos en nuestra impaciencia. Cuando mis dientes quieren enterrarse en tu hombro izquierdo. Y mis uñas en tu piel deliciosísima. Quiero hacerte el amor al ritmo aterciopelado de James Blunt y besarte suave:

"yes, i saw you were blinded and i knew i had won. so i took whats mine by eternal right. took your soul out into the night. it may be over but it wont stop there. i'm here for you if you'd only care. you touched my heart, you touched my soul. you changed my lifer. and my goals. and love is blind and that i knew when my heart was blinded by you. i've kissed your lips and held your head, shared your dreams and shared your bed. i know you well. i know your smell. i've been addicted to you".

He pensando en tomar un taller en la Activa o un curso de francés con un horario más cómodo y no tan emergente. También pensé en la depilación láser de bigote, axilas y bikini (Aunque ya encarrerados, mejor cuerpo completo). Me gustaría ir al gimnasio, hacer jazz o natación. Bailar. Volverme una deportista. Pero sólo entre semana, cuando no bebo ni fumo. También quisiera hacerle algo a mi cabello. Aunque me da pereza meterme horas a la estética. Prefiero leer o llamarte casa y hacer lo que ya sabes.

¿Está mal que odie a mis padres? No, en realidad no los odio a ellos. Odio sus actitudes. Sus infantilismos. Él con sus misterios estúpidos. Ella con sus celos enfermos. Odio más haber descubierto que soy una asquerosa copia Hewlett Packard de ellos. ¿El resultado? Una que cuando no es misteriosa es celosa y cuando no, reprocha, y cuando no, se venga y cuando no, materializa su inmadurez en vida galante y puritita imaginación. Tal vez no debí haber dejado a la psicóloga. Más bien debería mudarme y dejarlos con sus fantasmas.

Todo luce sombrío. La oscuridad de afuera ruge. Hace un par de días el tiempo comenzó a correr hacia atrás. Temo asomarme a la ventana. La última vez que lo hice los de afuera miraron mi cara que se espesó al verlos; lucían atemorizados: muertos de miedo. Uno quiso entrar a mi recámara, a nuestra recámara; no lo permití. En realidad nunca lo hubiera logrado. Caminaba hacia atrás. Tan sólo extendió sus manos a mí. Tú dormías. No te enteraste. Ni siquiera grité. No estamos a salvo. Ojalá fuera verdad que aquí, en donde estamos, estuviéramos a salvo.

14 de agosto de 2009

Osh!

Ahora resulta que el blog es súper noventero...

Y que debo actualizar mi Twitter...

¡CADA SEGUNDO!

Si no tenía tiempo pa bloggiiiaaar...

'Ora menos pa Twittiiiiiarrr....

Osh!

11 de agosto de 2009

Fanseando

Odio a una tipa que se hace llamar princesa Gato.
La odio por exhibicionista y xq piensa que es muy zorra. Ja. Pobre.
Ya no hablaré de ella.
Nunca.

Una vez que despotriqué....

Hablaré de Caballo Negro. No mames, soy fan de Isabel
Es la niña más cool que he conocido, es una caricatura maravillosa. Esta enamorada de un caballo, no de un burro sino de un caballo, que además es negro. Sabemos que por regla general se les confieren ciertas cualidades a los equinos, ya ni qué decir a los negros. Ahora bien, imaginemos a un equino negro. Puuuf!

La niña, además de que no tiene pelos en la lengua sabe lo que quiere, sabe lo que disfruta, sabe lo que le gusta. Jajaja, es una depravada.



Alguien la describió así: "chiquita, tiernosita, con una sonrisota y bien perver", síii, así es justo ella.




Es un personaje que acaba con todos los clichés, con todos los estereotipos. Con ella sí que uno no puede dejarse llevar por la apariencia, quien lo haga ya se chingó: en un segundo la tendrán ofreciéndoles su cuerpo o proponiéndoles sexo sucio.

Sus cualidades son muchas:
Una de ellas es la de relacionarlo todo -ABSOLUTAMENTE TODO- con sexo.










Es una gran visionaria. Pero sobre todo es una soñadora: le encanta soñar con la perversiones de que es capaz Caballo Negro.











Está perdidamente enamorada de Caballo Negro, aunque eso no le impide tener sus aventurillas con los otros personajes de la tira cómica.








Tiene una pequeña mascota llamada Luca, la cual festeja todas sus ocurrencias.



Pero ella no tiene la culpa... La culpa es de Caballo Negro; él es quien la incita!

9 de agosto de 2009

Paradojas

Es tan volátil...

es indestructible.

Es fácil...
tan agotador.

Es hipnotizante y bullicioso.

Fascinante,
un hastío;
cortés y descortés,
fragmentable,
quisquilloso.

Es un nombre acertado dicho por error.
Es la fuerza de Eros acechando la cordura.
Es el sueño roto.
La tristeza hecha pedazos.
Es la sonrisa y la explosión.

Es lógico y es absurdo.

Es una osadía.
Es psicoterapia.

Es mi perdición.

6 de agosto de 2009

:(

Hay veces en que los grises deberían desaparecer de la faz de la tierra.
Y que la faz pudiera verse simple y llanamente en blanco y negro.

Las otras veces debería verse a colores.
Casi todo el tiempo.
La mayoría del tiempo.

27 de julio de 2009

Las brujas

No mamaaaars...!

No había pasado ni una semana de que me espanté con la historia esa de la niña de las crayolas de Expansión cuando resulta que se me aparece la bruja.

Sí, tal cual. Así como dicen. Como luces. Como bolas de fuego.

Pueque no lo sea, pero a juzgar por las fotos una "fuerza demoniaca" estaba tras eshooo... dun, dun, dun, dun... dun, dun, dun, dun.

Les contaré la historia:

Era una linda tarde de domingo. Aldebarán se había aprestado a llevarme a pasear por las rutas del norte del edomex (Lago de Guadalupe) pa' que yo conociera las enoooormes casas (por no decir residencias) en las que nunca viviría (a menos de que me vaya de mojada o de migrante a las Francias). Total que después del recorrido arquitectónico -donde no faltaron los: "me gusta ésta", "qué patio más grande", "esa está fea pero si me la regalaran obvio no le haría el feo"-, fuimos a admirar el hermoso panorama que ofrece el Lago. Lindo, lindo. Grandote, con harta de la vegetación y patos que salían y se metían constantly en la guater. No habíamos terminado de degustar un suculento sushi de $65 del Walmart (jua jua) cuando comenzó a llover y debimos correr a guarecernos a Blue (el auto increíble). Estábamos en la plena conversación a eso de las 8pm cuando pensé: tomaré fotografías nocturnas. Entonces vimos murciéGAlos, luciérnagas y lindos animalillos del bosque.

En eso estábamos -en las fotos- cuando de repente ví unas luces raritas.

Así fue la conversación:
Sandra: ¿qué es eso?
Aldebarán: ¿qué?
S: Esas luces rojas que se ven junto a ese árbol
A: ¿Cuáles?, no veo nada.
S: Esas, las que están junto al árbol.
A: A ver, contemos. Primera, segunda, tercera...
S: Cuarta, quinta... Las quintas. ¿Las ves?
A: ¿Contaste desde la luz que está en medio de los árboles?
S: No, a ver, contaré desde ahí. Las sextas, son las sextas.

Y ¡zas! que las ve. No mames.

Eran unas luces rojas, en efecto, (las luces de fuego son amarillas) que parecían no tener una fuente de luz de la cual encenderse pues así como se prendían repentinamente en un segundo, así se apagaban. Pa'terminarla de chingar era como si "la(s) bruja(s)" estuvieran bailando, pues se movían como en círculos. Según nuestras deducciones cuando se mueve una antorcha de fuego lo más común es que deje un haz de luz; y no, éstas no.

Aparecían y desaparecían.

Y yo: No mames, vámonos.
Y él: No, no, quiero ver qué son.
Y yo: No, no, no manches. Se están acercando.
Y él: Tómales una foto.
Y yo: ¡Nooo! ¡Yaaa! Ya vámonos, xfa.

Y el ruego duró como 5 minutos hasta que por fin accedió el señor.

Las fotos que tomé cuando quisimos descubrir bien qué era la cosa esa salieron súper vibradas. La que sí salió más o menos bien fue la que tomé unos segundos antes de darme cuenta de las luces...
Y aquí está.
Ñaca ñaca...
Este es un leve acercamiento a las luces que nosotros vimos rojas.


Aquí se ven las caras que alcancé a ver cuando veníamos de regreso. Espantadísimos.


Un acercamiento mayor permite ver simpáticas carillas con cuernillos . Jua jua.

19 de julio de 2009

Me gusta...

Me gustan las galletas de chocolate. Incluso tengo una marca favorita. Odio las de vainilla y nuez. Guácala. Las de chocolate son la neta. Aunque queden residuos café oscuro entre los dientes.

Me gusta mirar a los niños pequeños desconocidos. Me gusta más cuando me sonríen. Odio a los que lloran. Gritan y hacen espectáculo. Son insoportables. Yo soy insoportable. Debería hacer espectáculo.

Amo El diario de Bridget Jones. Soy fan de la Renée Zellweger "gordita", solterona, loser y autocompasiva. Conozco a más de tres que aman esa peli. Sí, sí, es para cursis y desesperanzadas. Soy cursi y estoy desesperanzada. Ellas también.

Me gusta mirar la luna llena, o media, o menguante. Me gusta la luna. Me gusta imaginar que es mi cómplice. La luna es una y es mujer, y brilla. Tal vez de ahí venga la complicidad.

Me gusta ver la noche fuera de tu auto desde adentro. No hay frío, no hay ruido. Sólo yo sentada sobre tus piernas, con tu brazo izquierdo en mi espalda y el derecho en mi rodilla, recargada mi cabeza en tu pecho, acariciándote la nuca...

Me gusta el té helado. El agua de jamaica. Me gusta la leche caliente con quick y el café de olla con piloncillo. Odio el sabor a metal que te deja la coca cola en los dientes. La leche fría y sola sabe horrible. Me gusta el SKYY mientras viajamos en la carretera y esperamos pasar por el Km 31. Odio el mezcal. Me hace vomitar su sabor a gasolina y recuerdos universitarios.

4 de julio de 2009

Cero seducción

Soy la mujer menos seductora del mundo.
¡Es la verdad!, nunca me he considerado una "de esas". Es más, ni siquiera conozco el significado de la palabra "seducción", menos aún el del arte y efecto de "seducir".
Soy demasiado campechana, demasiado escuincla, demasiado poco interesada en andar explotando mi sensualidad, más aún, demasiado ¿sincera? como para andar engañando CON ARTE Y MAÑA a cada paso que doy.
Lo mío no era andar pensando en el específico tono de voz, en la determinada manera de hablar, en la adecuada mirada, en la muy característica forma de caminar con zapatillas mientras mueves las caderas y el cabello y todo a la vez, en el significativo modo de mover los labios (como hacía cierto individuo que cómo me encantaban sus maneritas de mover su sensual boquita)...
Queda menos qué decir de mis moditos de vestir. Soy una fodonga.
¡Demasiado complicado!
Sin embargo, todo parece indicar que debo comenzar a serlo. A ser seductora. A transformarme con vistas a ser sexy e interesante. Pero que quede claro que el propósito último no será el de obtener una relación sexual, como dice la RAE, sino sólo el de cautivar para permanecer distante.
¿Por qué?
Pus nomás porque ya me cansé de ser "buena onda".

1 de julio de 2009

Neurótica, egocéntrica e impulsiva

Hace mucho que no escribo poesía. A veces me entra la necesidad, pero luego resulta que no hay rimas. Tampoco historias. Quizá quedé curada de espanto de contar lo mío y de que me juzgaran. Tal vez lo que necesito es dejar de escribir mi vida. Anuar sigue diciendo que tengo que decir la verdad. Adrián sigue diciendo que debo dejar de escuchar a los demás.

------------
Hace tres días me volvió a salir un estúpido herpes (fuego) bajo la nariz, arribita del labio. Me dio muchísima comezón desde el inicio; nada que el Aciclovir no pudiera detener. La última vez que me salió evitó que besara a mi ex durante más de una semana. La relación terminó unos días antes de que el herpes decidiera irse. Hoy es día en que no puedo recordar el último beso de mi ex.

------------
Van como 5 veces que pasa por mi cabeza el serio pensamiento de dejar las clases de francés. Cuando estoy por tomar la decisión última de decir "Au revoir" resulta que paso el examen mejor de lo que imaginé. La cosa es que las clases matutinas no son lo mío, menos ahora que duermo más de lo que cualquier día pude. Soy fan de mi cama. Más aún de mi cojincito antiestrés.

-----------
He creído estar enamorada en muchas ocasiones. En ésta última la confusión me aqueja. Quizá porque ahora sí estoy cuestionando el sentimiento del amor, el del apendejamiento y el de la calentura inusitada (¡ay!). La doctora psicóloga hizo fuertes declaraciones al respecto: dijo que las personas se relacionan por sus patologías. Es probable que tenga razón y el sujeto en cuestión et moi estamos igual de enfermos. Por eso nos aguantamos todo.

-----------
Últimos diagnósticos psicológicos (que ya había adelantado el ex):
1. Que soy una neurótica. Ah! pero lo que él no sabe es que estoy a nadita de pasarme del lado de los psicóticos.
2. Que soy egocéntrica. Además ella agregó -por tan sólo 50 pesos la sesión- que soy violenta, mediocre e inestable.
3. Que mi impulsividad es la madre de todos mis problemas. Y como no pienso en las consecuencias ni me imagino en la situación...

-----------
Otra vez la pila de la compu se acaba.
Y muero de sueño.

Quisiera dormir 12 horas, calientita, con su cuerpo tras mi espalda, su brazo bajo mi cuello y su respiración en la mejilla. Y que ambos despertemos a la misma hora, con el mismo apuro.

30 de junio de 2009

El lado guarrior del fashion

Estoy bien rete-emocionada porque ahora que regresé a la revista socialité resulta que me estoy convirtiendo en la reportera rocker que se encarga de cubrir los eventos "alternativos".

!Está bien padre! Ahora, siempre que llego a un evento me preguntan de dónde voy y yo les contesto toda tímida: de Quiéns, y ellos se queden con cara de guat porque no entienden que hace ahí una revista que dicen que es del corazón.

Me divierte mucho.

La cosa es que ahora me mandaron al Vive Latino. Este fin de semana, pude escuchar a Andrés Calamaro again, y aunque ahora sí quise disfrutarlo, pienso que el petit concierto no estuvo tan chido, de hecho lo califiqué con 6, porque el señor no cantó las rolas chidas, pero muuueno... al menos cerró con La Flaca y Sin Documentos.

Y el otro día tmbn estuvo chido xq estuvieron Los Cadillacs y pude bailar como loca El Satánico Dr. Cadillac y derretirme con El Aguijón (aunque espero que de esto no se enteren los organizadores, porque como ellos dijeron "Tú vienes a trabajar". Han de pensar que una no se divierte).

En fins, además de la liga con las fotos, les dejo estas poquitas que tomé y medio modifiqué.
Calamaro enseñando la lenguota.

Saúl y su guitarra.


Como Adriancito me cargó en sus hombros -pobre, creo que quedó con un tipo de dolencia en la espalda- tuve la oportunidad de fotografiar a un encuerado.

La cosa es que Adriano bailaba al ritmo de Los Ezquizitos... y muévese y muévese como estaba no pude enfocar y mantener el equilibrio y la respiración y así... Soo... la foto salió vibrada, juar juar. Ni peix.

Y ya...

Aaaah!!!, noooo!!!, tengo q subir una de mi novio...
Mmmh, es un bombón

16 de junio de 2009

¿Souhaitez vous me rencontrer?

Y entonces descubrió que no era ninfómana, ni que se trataba de sus hormonas o de la cuestión esa de que buscara la imagen paterna. Se acostaba con ellos con la sencillez de un "Buenas noches, mi amor", porque tenía un sueño, tan sólo porque le urgía alcanzar su sueño.

Y entonces se repitió durante todas las noches que no había caído en sus brazos porque él fuera irresistible, o hábil, o la representación misma de la felicidad. No fue eso. Ni junto ni en pedazos. Fue porque ella era fantasiosa. E imaginaba. Y así lo imaginó. Con todo e historia. Desde siempre. Para siempre. En sueños.



El primero fue la imagen misma de la rebeldía; el que, en un mundo descomunal, la hacía reír con sus tonterías. El segundo, la voz de verso que cantó una canción de notas roncas, una que ahora ni siquiera ha de recordar. El tercero era un arrogante con aspiraciones vampíricas, alarde a bocajarro y tendencias homosexuales. El cuarto fue puro éxito, en su whisky en las rocas, en sus ojos verdes, en su andar.



La idea era tenerlos
T
E
N
E
R
L
O
S

No para siempre.

No poseerlos.

B
O
S
Q
U
E
J
A
R
L
O
S

Trazarlos.

Imaginarlos y esperar a que pasara el tiempo

y descubriera...
...
soñando...

Et il me á recontré.
Sans fantasmes.
Avec des rêves.
Avec fantasmes.
Sans des rêves.
Avec des rêves.

El penúltimo fue del que no se quiso enamorar y ese fue el enunciado, la promesa: de él nunca te vas a enamorar.
NUNCA
NUNCA
NUNCA
¡Ya!

¿Del último...?

Del último es del que nunca quiso esperar.
Y del que aún tampoco se ha logrado enamorar.

Ssshhh.

Aún duerme...,
pero
tal vez
ya quiera despertar.

14 de junio de 2009

Cafeeeeeeeeeeeeeeé!!!!

Sí, sí fui a ver a Café Tacvba. La publicación socialité decidió que sí, que debíamos cubrir.
Resultó que a la ReinaMargot le encanta el desmadre y pues se puso a disparar a más no poder y esto resultó.
Ok, además un cuate que conocí en la CumbreTajín2009 me pidió unas fotos xq el trabaja en un medio veracruzano y supongo que me publicará y pues créditos a más no poder. Me dijo que estarán en www.nnveracruz.com, lueguito agrego la liga correcta.
Les dejo estas, pues, que no entraron a la galería Quiéns.
Cuando recién llegué a la cima de las gradas... No mamar con toda esa gente...
Ésta de Joselo me gustó:
Tocaron Las flores y Ojalá que llueva café..
Y aquí bailó Ofelia Medina...
Y bueno, las mejorcitas están en Quiéns.