24 de marzo de 2008

Rockarga de juventud

Tierra por todos lados, adolescentes mugrosos (habían llegado el viernes al evento que duraría 3 días - inició el 21 y terminó el 23 a las 3 am -), vasos de chela y en general basura por todos lados, vigilantes en la entrada - que con la mano en la cintura le quitaban su bebida refrescante (ja!) a la banda y se la bebían sin hacer el intento de simular que la tiraban en algún lugar - y sorpresa-sorpresa para mí que había nombrado a Paris "princesa" (el ánimo de burlarse despectivamente lo tiene cualquiera) porque había ido súper preparado para pasar una tarde asoleadísima y una noche fría, total que mi primera visión de diversión por estar presente en un evento así se me volvió catastrófica.
Pero debía vivirlo.
Se me ocurrió ir al Rockarga porque sonaba bien chido eso de acampar al pie de las pirámides del Sol y la Luna de Teotihuacán y escuchar en vivo (búrlense si quieren) a Molotov y Vicentico y - cómo no - volver a ver a Austin TV (soy fan!), además a mis 25 no había vivido eso y quise probrar qué se sentía y recargarme de energía en el inicio de la primavera. Pero ¡zas! mis prejuicios salieron a flote: era yo mayor para disfrutar de ese evento repleto de banda cuya edad oscilaba entre los 18 y los 22. Y entonces recordé la estrategia corte de cabello=juventud=parafrasear a un amante de ocasión que hace tipo 5 años me dijo: "mi experiencia por tu juventud" (pst, sí, son mamadas pero de eso me acordé). Y sí, la visión de darle unos besos a un joven de 22 años se me ocurrió suculenta.
El reventón estaba un poco de hueva pero al final me valió madre, nos valió madre a Paris y a mi, y que nos ponemos a armar la tienda de campaña que sería nuestro domicilio por una noche (ojo, paris es sólo mi amigo). Y ya que habíamos terminado pos el calor y luego la chela y a hacernos uno con la masa juvenil que se emocionaba con grupos de los que yo sólo había escuchado nombres y nada de rolas... pero uno siempre puede mover la cabeza (sin albúr).
Al principio nos conformamos con las chelas -habíamos ido para ver a los grupos que cerrarían - y yo con el cigarro, luego disfrutamos de una chida plática de amores y corazones rotos y al final los sonidos cursis - que amo - de Austin TV.
Y Jessy Bulbo, Fenómeno Fuzz, los FancyFree, saludines Yulius, Dildo, La Lupita, Vicentico, Amigos Invisibles, Liquits, Fobia, Molotov y Panteón Rococó. Y cuando Fobia ¡que se me aparece el joven que me haría recuperar la juventud perdida al son de desde que tu llegasteeeee, mi vida es un desmadreeee! ¡Ah, bendita juventud!
A eso de las 9 pm salió Vicentico y cantó unas 4 rolas de los Fabulosos Cadillacs, luego Molotov y la cantada y al final Panteón con esta noche va este trago por tiiii, esta noche, quisiera estuvieras aquííííí, Y la bailada skatera, seguía la recuperación de la juventud perdida.
Lo cabrón vino a la hora de dormir. Paris sólo había llevado una bolsa de dormir PARA ÉL, así que tuve que consolarme con el cachito que sobrara y encomendarme a la santa naturaleza. El domingo amanecí congelada y chuequísima, me dolía mi cuello, la garganta y la nariz se sabía atascada de tierra, pero feliz porque, como dijo Maikis, se reactivaron mis glandulas juveniles.
Ajua!

2 comentarios:

maika dijo...

Heyyy eso de las glándulas juvenilessss fue un nombramiento míooooo!!!!, y si yaaaa chavitosssss yaaaaaaaaa dejen de atascar los concieertos que son destinados para la banda gruesaaaa!! la que sabe de músicaaaa!!! por eso surgen y surgen mas bandas kuleysssss por su culpaaaa malditos emos!!!, juajua ok chaviza no se aloken disfruten su juventud yo sólo soy una amargada.

Padrenatas dijo...

¡A huevo amigui! usted es joven y hermosa y tiene derecho a usar sus glándulas de forma brutal.... Yo ya no estoy como para pasar una noche as{i tan ´fría, te mando un besote.