8 de junio de 2009

Episodios

Siempre me equivoco de llave cuando llego al departamento y pienso que por fin llegué y quiero abrir. Después de subir termino sofocada por las tantas escaleras. Entonces tomo las llaves, escojo una al azar, luego otra y otra. Antes de dar con la correcta inserto en la cerradura todas las que integran mi llavero. Al final terminan abriéndome por dentro, justo cuando doy con la correcta.

Algo dentro de mí gusta de llegar al límite. Todos lo saben: dejo que la pila de mi computadora se ponga en rojo y se vaya consumiendo hasta que termine apagándose, dejándome a la mitad de una conversación por demás interesante -o caliente-... otras veces me quedo sin celular, a mitad de la noche, o de la tarde, o del día. Lo bueno es que cuando apagas el celfon a tiempo se recarga la pila y tienes otra oportunidad.

Hace como 8 noches soñé que me compraba una motocicleta roja. Sí, una moto. Nunca he sido amante de la velocidad, menos de las motos, me dan miedo, siento que son súper inseguras. Pero soñé con esa, tenía "llamitas", de esas que simbolizan velocidad y peligro. Cuando le conté a mi prima me dijo toda preocupada: "Guey, no mames, por favor, no te compres una moto". Y entonces pensé para mis adentros: "¡Claro que no! Si yo lo que quiero es un ¡trailer!".

2 comentarios:

maika dijo...

Jujuajuajua chale pobre de tu prima, pero creo que te verías bien en un trailer con unas plataformas altas altas y lo único rojo podría ser una chamarra de cuero,, ooouuch!

SEÑORITA ECHAGARAY. CON "A", NO CON "E" dijo...

pa que te canten "ahi viene lola, lola la trailera"
jajaja, a huevo!!!!
que buen blog el suyo, missy